Microsoft mueve cielo y tierra para intentar atraer desarrolladores de aplicaciones