Bajo creciente presión, los costos legales de VW podrían superar sus cálculos