Billetes. Hay cada vez más de $100, pero faltan de $1000

Mientras la Casa de Moneda sale desesperadamente a buscar billetes de mayor denominación, los que llevan la cara de Eva Perón, la de Roca o la imagen de la taruca siguen siendo casi la mitad de las unidades en circulación
Mientras la Casa de Moneda sale desesperadamente a buscar billetes de mayor denominación, los que llevan la cara de Eva Perón, la de Roca o la imagen de la taruca siguen siendo casi la mitad de las unidades en circulación Fuente: Archivo
Sofía Terrile
(0)
14 de septiembre de 2020  • 08:33

La ironía de los billetes argentinos: en una economía de alta inflación, el billete más popular es el que ya es casi "cambio chico" y tiene una capacidad de compra menor a US$1. Mientras Casa de Moneda sale desesperadamente a buscar billetes de mayor denominación -la semana pasada se confirmó que se importarán 400 millones de billetes de $1000 desde Brasil- los de $100 siguen siendo casi la mitad de las unidades en circulación.

Según un especial quincenal que elabora LA NACION Data sobre la base del informe de monedas y billetes que publica quincenalmente el Banco Central (BCRA), los billetes en circulación ya son 6686 millones. Esa cantidad aumentó un 25,8% en relación con la misma fecha del año anterior, un dato que no sorprende en un contexto en el que "la maquinita" no paró para alimentar las necesidades fiscales que deja la cuarentena.

La cantidad de billetes en circulación medida viene creciendo desde abril pasado si se lo compara con el mismo mes del año anterior, primero a un dígito y luego, a dos. En valores nominales, superó los 6000 millones de unidades en junio y volvió a los niveles de agosto de 2018, justo antes de que el Banco Central, por ese entonces a cargo de Guido Sandleris, anunciara que utilizaría la base monetaria (constituida por el dinero legal en circulación -billetes y monedas en poder del público- y los depósitos de los bancos en pesos en el Banco Central) para controlar la inflación.

La cantidad de billetes en circulación medida viene creciendo desde abril pasado si se lo compara con el mismo mes del año anterior, primero a un dígito y luego a dos
La cantidad de billetes en circulación medida viene creciendo desde abril pasado si se lo compara con el mismo mes del año anterior, primero a un dígito y luego a dos

Desde ese entonces se mantuvo entre los 5000 millones y los 5400 millones, hasta que la pandemia aceleró la necesidad de agrandar la base monetaria.

Los billetes de $100 fueron protagonistas en tiempos de pandemia. En junio, por caso, el Gobierno tuvo que lanzar al mercado 540 millones de billetescon la imagen de Evita para suplir la demanda en medio de complicaciones en las sedes de impresión de la moneda. Cuando Mauricio Macri llegó al poder, ya en una economía inflacionaria, este era el papel de mayor denominación, recuerda Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma. Es por eso que hasta el día de hoy sigue teniendo un protagonismo importante a pesar de que no alcance ni para comprar US$1 al valor oficial del dólar "ahorro".

Este esquema implica complicaciones a nivel costo. "Hay que mover toda esa masa de billetes, por lo que hay costos logísticos, pero también hay que reemplazarlos: cuantos más papeles hay, mayor es la necesidad de recambio, y la capacidad de impresión es la misma", explica el economista.

La cantidad de billetes creciente es el resultado de una necesidad de financiamiento y una esterilización de los pesos que no compensa del todo
La cantidad de billetes creciente es el resultado de una necesidad de financiamiento y una esterilización de los pesos que no compensa del todo

La cantidad de billetes creciente es el resultado de una necesidad de financiamiento y una esterilización de los pesos que no compensa del todo, señala Caamaño. La pandemia generó necesidades fuertes de dinero: en mayo, el Estado se financió casi en partes iguales por emisión y recaudación, pero el mix empezó a cambiar con el correr de los meses.

En ese sentido, Martín Vauthier, director de la consultora Eco Go, explica que el peso de la emisión comenzó a descender cuando el Tesoro comenzó a reconstruir la curva en pesos y logró colocaciones de deuda en el mercado local. A esa dinámica ayudó un menor déficit con el correr de los meses, suma.

De todos modos, esa emisión implica sus riesgos, advierte Fernando Marull, de la consultora FMyA. Los más de 6000 millones de billetes representan más de 1,6 billones de pesos en términos de valor nominal, número que hace un año era un 80% menor, señala.

Por el momento, esa oferta fue convalidada por la demanda debido a la dinámica de la cuarentena, que generó una mayor necesidad de efectivo, apunta el economista. Pero, eventualmente, la variación de la economía dejará un exceso de liquidez.

"Por un lado, el Gobierno alega que la monetización era baja y que el argentino quería más pesos, por lo que se convalidó la oferta", sintetiza Marull. Por el otro están quienes, como él, consideran que la emisión fue un poco excesiva. "Cuando vuelva todo a la normalidad y haya otro tipo de movimiento, van a sobrar pesos que se tienen que retirar porque se van a ir al dólar paralelo o a la inflación", advierte.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.