Pasados cinco años, lo más sorprendente de Instagram es que nadie logró arruinarla