Coronavirus: política económica para una cuarentena "eterna"

(0)
28 de mayo de 2020  

¿Qué medidas deberían adoptar los ministros Martín Maximiliano Guzmán y Matías Sebastián Kulfas, así como el presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, si, vía extensiones anunciadas dos veces por mes, la cuarentena se prolonga hasta fin de año? A la luz de los antecedentes y por más escalofriante que suene, esta tarea no es un mero pasatiempo.

Aclaración importante: no me estoy refiriendo al poscoronavirus, sino al "durantecoronavirus". Porque como parecería que tenemos por delante un flor de durantecoronavirus, las reflexiones sobre el poscoronavirus están más cerca de una distracción que de una guía para la acción.

Para la acción gubernamental, que la cuarentena dure 8 meses en vez de 2 no es simplemente una cuestión de mera prolongación. Porque la extensión de la cuarentena, por sí misma, cambia la naturaleza del problema. No solo el coronavirus muta, la realidad económica también.

Desde hace un par de meses el gasto público aumenta y la recaudación impositiva, aduanera y previsional se desploma. Como al Estado nadie le presta, emite dinero. Además, las autoridades obligaron a cerrar fábricas, comercios, etcétera, abonando parte de los salarios del sector privado. Todo entendible, dado el coronavirus.

Ahora bien, la lógica con la cual se adoptan decisiones para una emergencia momentánea no se puede aplicar a una cuarentena no digo "eterna", pero sí muy prolongada. El equipo económico se tiene que poner a trabajar sobre la base de esto.

Lo cual implica dos cosas: analizar con el presidente de la Nación no cuarentena sí cuarentena no, sino los criterios con los cuales se puede flexibilizar, y los procedimientos para que no todo el mundo tenga que depender de que algún funcionario autorice a abrir un comercio o dejar operar una planta. La rigidez es una invitación a hacer las cosas por izquierda, y esto es peor. La otra es que toda política de ayudas, subsidios, congelamientos, etcétera, le agrega presión a la olla; por lo cual el aumento de la flexibilización posibilitará menor expansión fiscal, menor emisión monetaria, etcétera.

Última, pero muy importante: el presidente de la Nación tiene que hacer una declaración formal, explícita, desestimando por completo la propuesta de la diputada Fernanda Vallejos, que los ministros Claudio Moroni y Nicolás Trotta encontraron "interesante", referida a que las empresas cuyos asalariados recibieron del Estado una parte de los salarios que cobraron en abril deberían entregar parte de su propiedad al mismo Estado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.