Pensar y actuar glocal: en el balance está la clave

Gastón Podestá
(0)
3 de mayo de 2015  

¿Cómo tener un impacto global sin dejar de ser relevantes localmente? Seguro que todos hemos oído alguna vez eso de " think globally and act locally", que traducido sería "pensar globalmente y actuar localmente". Suena bien y es bastante acertado, pero a la hora de ponerlo en práctica, la incertidumbre y los entornos cambiantes a los que el management se tiene que enfrentar convierten esa máxima en un cliché muy complejo de implementar.

Si uno planifica y toma decisiones sólo con información parcial y no detallada, corre el riesgo de forzar decisiones que sean difíciles de llevar a cabo a nivel local. Muchas veces se impone la "agilidad" sobre la integración como una sola compañía y esto hace que, de a poco, los resultados no acompañen. Y da lugar a un círculo vicioso que provoca más control e intervención de lo global sobre lo local. Ante situaciones como éstas, sería muy fácil culpar a los headquarters, pero también cabe preguntarse: ¿por qué las prácticas locales no logran generar confianza y proveer información adecuada a la casa matriz a la hora de planificar y decidir?

Se trata de lograr un balance óptimo entre lo local y lo global sin dejar de atender ninguno de los dos frentes. Para ello es necesario implementar una estrategia concreta y clara, así como servirse de un equipo de dirección que comprenda la idiosincrasia de los diferentes entornos, respetando la diversidad cultural de su gente sin dejar de ser coherente con los valores centrales de la empresa.

Accenture ha realizado un estudio sobre varias empresas multilatinas exitosas y hay algunas características que todas tienen en común y que se podrían sintetizar en su capacidad de adaptación. Se identificaron siete ventajas adaptativas: rápida capacidad de reacción, instinto de supervivencia, adaptación a la idiosincrasia local, sólido manejo del riesgo y la incertidumbre, fuerte liderazgo, flexibilidad y pragmatismo y habilidad para introducir innovaciones inclusivas.

Estas ventajas adaptativas vienen a su vez acompañadas por cuatro lineamientos básicos:

  • Adaptar los modelos internacionales a los requerimientos locales: no se trata de copiar al pie de la letra modelos ni estrategias de los países desarrollados, sino de entender y adaptarse a las condiciones en las que trabajan los mercados locales.
  • Elegir el momento oportuno para expandirse: aprovechar las oportunidades de los diferentes mercados. Las crisis económicas también pueden presentar oportunidades, como compra de bienes a precio conveniente en diferentes geografías.
  • Mantener una firme visión de largo plazo: claridad de objetivos, direccionamiento estratégico, agilidad en la respuesta, ser capaces de resolver los problemas de hoy, pero pensando en las consecuencias del mañana.
  • Respetar la cultura local: no imponer un modelo de "talla única" en las diferentes geografías, sino respetar y aprovechar las peculiaridades de cada una.

Este modelo de acción sólo puede llevarse a cabo a través de un enfoque equilibrado entre el pensamiento global y el regional. " Think glocally and act glocally". La respuesta correcta está en el medio: el balance es la clave.

El autor es Director Ejecutivo de Recursos Humanos de Accenture para Europa, África y Latin América.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.