Telescopios que sirven para mirar, pero también para ser mirados

Los nuevos equipos no sólo permiten contemplar los cráteres de Mercurio o los anillos de Saturno, sino que son objetos de decoración; el precio puede alcanzar los 90.000 pesos
Déborah de Urieta
(0)
26 de octubre de 2014  

Contemplar la Luna y sus detalles, las estrellas y los anillos de Saturno son algunas de las experiencias que se pueden vivir gracias a los distintos telescopios que se ofrecen en el mercado. Hay desde modelos para los niños que comienzan a entusiasmarse con mirar al cielo hasta aparatos que son pequeños observatorios profesionales, ideales para los entendidos. Pueden costar hasta 90.000 pesos.

En Duoptic, por ejemplo, ofrecen una gran variedad de modelos y marcas de telescopios. Entre ellos, se destacan los Sky-Watcher Skyliner, ideales para los fanáticos de la astronomía. Con aperturas de 20, 25, 30, 35 y 40 centímetros, son equipos con una resolución tan alta que permiten observar detalles de planetas, nebulosas, cúmulos y galaxias. El precio de estos aparatos, que cuentan con un diseño flextube que reduce considerablemente su tamaño, va de los 14.000 hasta los 38.000 pesos, según su apertura.

La línea de telescopios Sky-Watcher Esprit está diseñada para la astrofotografía, y se destaca por garantizar un foco perfecto con cualquier cámara de fotos. Además, viene con una valija de aluminio apta para aerolíneas -ideal para los viajeros-, y cuenta con relaciones focales cortas, que permiten lograr imágenes en el menor tiempo posible. En Duoptic, estos modelos cuestan entre 25.000 y 70.000 pesos, también según la apertura.

Otro de los telescopios que ofrecen en este local son los Sky-Watcher Explorer ecuatoriales, que pueden usarse tanto para observación visual como para fotografía. Con ellos, se pueden ver desde los cráteres de la Luna, los anillos de Saturno o las lunas de Júpiter, hasta los cúmulos, las galaxias y las nebulosas del cielo nocturno. Con modelos de los 12 a 30 centímetros de apertura, y monturas ecuatoriales motorizadas con seguimiento, son los más elegidos por el astrónomo amateur. Estos telescopios tienen un rango de precios, de acuerdo con la apertura que se elija, que va desde los $ 1400 para el modelo más pequeño hasta los $ 90.000 para los más grandes, que son, como definen desde Duoptic, "pequeños observatorios profesionales".

Para quienes estén en la búsqueda de un telescopio terrestre, en Duoptic recomiendan el Long Perng S400G A66, que se destaca por tener una excelente calidad de terminación. Este aparato cuenta con un enfocador Crayford de doble velocidad, que hace posible sacar fotografías, así como observar con una nitidez excelente. Gracias a la versatilidad de este modelo, se puede montar en cualquier trípode fotográfico y su valija de aluminio permite llevarlo en el avión, como cualquier equipaje de mano. Es un modelo que tiene un precio de $ 6470 y funciona perfectamente como telescopio para la observación terrestre, para aquellos que quieran contemplar la vida silvestre o cualquier paisaje, aunque también son una excelente opción para la observación astronómica.

En la tienda Jorge Lupin también cuentan con una amplia variedad de telescopios para que los objetos parezcan estar a la "distancia de un brazo", como afirman en el local. Por 59.000 pesos, los amantes de la astronomía se llevarán el Sky-Watcher con espejo de 250 milímetros de diámetro y distancia focal de 1200 milímetros, que permite contemplar una veintena de galaxias cercanas y hasta los casquetes polares de Marte. Este sofisticado modelo cuenta con un sistema de seguimiento computarizado, llamado GoTo, que tiene almacenados en su memoria unos 60.000 objetos celestes. Así, el usuario puede seleccionar un astro, y el telescopio se autocontrola, apunta al objetivo y lo sigue.

Entre los telescopios reflectores, en Jorge Lupin ofrecen el Hokenn 130x650 por $ 7390. Es ideal para ver en detalle y luminosidad astros que son visibles a simple vista, y otros que no lo son. Y es una buena opción para quienes anhelan contemplar Mercurio con sus cráteres, o incluso algunas nebulosas.

Niños distraídos por la Luna

Para los niños de hasta 10 años, en este local venden el Hokenn H60700 AZ2, ideal para ellos por ser un modelo pequeño y liviano. Este telescopio refractor es apto para ver la Luna y los planetas hasta Saturno, incluyendo algunos de sus satélites más brillantes. También permite observar algunas estrellas más de las que se perciben a simple vista. Este modelo viene con trípode, dos oculares, Barlow, filtro lunar y una valija para transportarlo. El valor de este telescopio es de 1820 pesos.

En el local Bowie venden el Astromaster 70EQ por 2934 pesos. Se trata de un telescopio que sirve tanto para la visión terrestre como celestial. Con él, no sólo se podrán ver con facilidad la Luna y los planetas, sino también los anillos de Saturno y las lunas de Júpiter. Además, este modelo es muy fácil de instalar, por lo que es una muy buena elección para los impacientes.

Por 12.273 pesos, en Bowie también ofrecen el Nexstar 127SLT. Se trata de un telescopio electrónico que también cuenta con el sistema GoTo y que permite ver los detalles de la superficie lunar, Venus y sus fases, los casquetes polares de Marte, Júpiter y sus cuatro lunas, así como Saturno con sus anillos.

Por último, para quienes quieran iniciarse en el mundo de la astronomía, en Bowie cuentan con el telescopio Powerseeker 60EQ. Con un valor de 2120 pesos, este modelo es adecuado tanto para el uso terrestre como astronómico, y se caracteriza por ser portátil y fácil de armar, además de contar con una amplia capacidad óptica.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.