Tener un caballo en la ciudad alimenta el sueño gauchesco de los porteños

Los precios para mantenerlo en clubes hípicos van desde 5000 hasta 7500 pesos; bajan considerablemente si se busca un establecimiento alejado de la Capital Federal
Los precios para mantenerlo en clubes hípicos van desde 5000 hasta 7500 pesos; bajan considerablemente si se busca un establecimiento alejado de la Capital Federal
Tomás Carrió
(0)
11 de enero de 2015  

Durante años, la dicotomía entre campo o ciudad fue motivo de no pocos debates entre quienes defendían los privilegios que ofrecía vivir en un lugar o el otro. Mientras el campo brindaba el contacto con la naturaleza y un estilo de vida más calmo y apacible, las pujantes ciudades prometían trabajo, protección y cercanía entre sus habitantes.

Sin embargo, años después de que la urbanización "ganara" ampliamente la contienda -de acuerdo con el último censo nacional, el 92% de la población vive en ciudades-, el sueño de importar algunos de los privilegios campestres perdidos está más vivo que nunca. Uno de ellos es cabalgar.

Salir de la oficina, y pocos minutos después estar montando a caballo es un sueño posible. Y, a menos de 100 kilómetros de la ciudad existen múltiples establecimientos que ofrecen la posibilidad de materializarlo.

Dentro de la ciudad de Buenos Aires, las principales opciones para montar son el Club Hípico Argentino, el Club Alemán de Equitación y la Escuela Hipocampo del Club Hípico de Buenos Aires.

El primero de ellos, el Club Hípico Argentino, es el establecimiento más importante del país, y uno de los más valiosos de Sudamérica. Cuenta con varias pistas (al aire libre y dos cubiertas), ya sea para cabalgar con fines recreativos o para llevar a cabo concursos de salto o adiestramiento. Además, el Club Hípico Argentino cuenta con establecimientos de uso social, como una pileta, gimnasio, confiterías, salón de fiestas y hasta un espacio dedicado al arte.

Mantener un caballo allí costará un mínimo de $ 5900 por mes. La pensión del animal -que consiste en el box en donde dormirá, el adiestramiento, cuidado y alimentación- tiene un valor de $ 5000. Sin embargo, para poder hospedar allí al animal, así como para ingresar al club, es preciso asociarse. Y la cuota mensual ronda los $ 900. A este precio deberá agregarse además los costos de herrería y vacunación, no incluidos en el presupuesto de la pensión.

Para quienes no tengan su propio caballo o no sepan cabalgar, este club, ubicado en avenida Figueroa Alcorta 7285, ofrece la posibilidad de incorporarse a la escuela hípica, que tiene unos 20 caballos propios.

A diferencia del Club Hípico Argentino y el Club Alemán de Equitación, el Club Hípico de Buenos Aires se dedica exclusivamente a la equitación. Y si bien en infraestructura es más pequeño, ofrece más variantes para quienes sólo quieren aprender a cabalgar.

Su Escuela Hipocampo, ubicada en avenida Figueroa Alcorta 5100, tiene una trayectoria de más de 30 años y ha enseñado a más de 20.000 alumnos a montar. Cuenta con 45 caballos, y en este verano ofrece cuatro clases por $ 970 y ocho clases por $ 1500. Sin embargo, a estos precios, debe sumarse el valor de la cuota social.

En el Club Hípico de Buenos Aires, la membrecía tiene un valor de $ 350 por mes. Y si lo que se quiere es dejar allí a su propio animal, la pensión ronda los $ 4500 (incluye comida, box, cuidado y veterinaria).

La Escuela Hipocampo, además de enseñar equitación recreativa, salto y adiestramiento, brinda un servicio de equinoterapia, una modalidad de rehabilitación para víctimas de cualquier discapacidad o accidente, problemas de conducta o aprendizaje, mediante el uso del caballo.

Más lejos, más opciones

Atravesando los límites de la avenida General Paz y el Riachuelo, lógicamente los establecimientos para hospedar a un caballo aumentan y los precios se reducen.

En la provincia de Buenos Aires, los establos y pensionados para mantener un equino ofrecen variantes que pueden oscilar entre los $ 600 y los $ 3000.

El pensionado equino Santa María, de Luján, brinda la opción de albergar a un caballo por $ 600 por mes, pero en este caso el animal no cuenta con un box o espacio específico donde dormir ni alimentación o cuidado. Es la opción que sus propietarios denominan "a campo", ya que el equino no queda al resguardo de un establo.

Santa María ofrece también una pensión en box (sólo para dormir) con una única ración de comida diaria (de unos tres kilogramos de avena) por $ 1300. Durante el resto del día, el caballo queda en el campo. Mientras que la pensión completa, que no está disponible en estos momentos por falta de cupo, tiene un valor estimado de $ 2700.

La pensión Lazulada, de Ezeiza, ofrece el mismo precio de $ 1300 para que el caballo obtenga un box para la noche y una ración de comida. Incluso, Lazulada da la posibilidad de "reservar un caballo" para uso exclusivo de una persona, sin importar que el animal no sea propio. Para acceder a dicha propuesta, se debe abonar el valor completo de la pensión.

En el establecimiento Lucero La Cañada del Club Haras El Malacate, de Capilla del Señor, la pensión tiene un valor de $ 2700. Pero en este caso, la propuesta incluye box para que el caballo pase la noche, comida, servicio de peón y veterinarios. Cuenta además con una pista de 60 metros de largo por 45 de ancho de arena de cava y una pista circular para la doma y destrezas del caballo. Lucero La Cañada ofrece también un living, parrilla y vestuarios para que utilicen los usuarios.

Mientras que si lo que se busca es emular los servicios de los establecimientos de la Capital, el Club Hípico del Norte, en San Isidro, ofrece una pensión de $ 5500 por mes y tiene una cuota social de $ 400.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.