Tras realizar un curso de 5 meses en Digital House, Sandra Ojman, de 56 años, lanzó un servicio de terapias breves a través de videollamada, y hoy tiene pacientes en todo el mundo
Tras realizar un curso de 5 meses en Digital House, Sandra Ojman, de 56 años, lanzó un servicio de terapias breves a través de videollamada, y hoy tiene pacientes en todo el mundo
(0)
18 de diciembre de 2018  • 15:17

El ciclo de vida profesional de todos los trabajadores es amplio, y se hace cada vez más largo al ritmo con el cual aumenta la expectativa de vida. A esta situación se agrega un condimento fundamental: estamos en un contexto de transformación digital, en el cual todas las personas deben ocuparse de mantener su empleabilidad, esto es, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), "la aptitud de la persona para encontrar y conservar un trabajo, para progresar en él y poder adaptarse al cambio a lo largo del tiempo".Justamente en estos aspectos reflexionó hace más de un año Sandra Ojman, de 56 años. Como Licenciada en Psicología, ella atendía a pacientes en su consultorio y también asesoraba a empresas.

"Hoy se habla mucho acerca de los trabajos del futuro, entonces me pareció apropiado actualizar mis habilidades y repensar cómo seguiría ejerciendo mi profesión durante los próximos años, así fue como aparecieron varias ideas, pero me costaba transformarlas en un proyecto concreto. Sabía que las personas hoy tienen otros hábitos y otra disponibilidad, y que en este panorama los métodos tradicionales se van agotando, por eso quería empezar a encarar mi profesión de otra manera para seguir creciendo", recuerda.

Amante de los desafíos y de querer marcar la diferencia con sus acciones, decidió capacitarse para aprender más sobre las oportunidades que ofrece la era digital. Así fue como cursó un programa inmersivo en Digital House, un centro de estudios que imparte una amplia gama de cursos cortos y basados en la práctica.

Mientras avanzaba en la cursada su proyecto iba tomando forma hasta tal punto que logró lanzarlo al mercado inmediatamente después de egresar. Se trata de la plataforma www.consultaonline.net para que las personas puedan ser atendidas por psicólogos a través de Skype o Whatsapp con el fin de resolver cuestiones situacionales. Por esta característica, la propuesta es ideal para quienes viven lejos de los cascos urbanos o en el exterior. En este sentido, Ojman hoy atiende a gente de la Ciudad de Buenos Aires y el interior del país, especialmente de la Patagonia, y también tiene pacientes que son argentinos que viven en Europa y Estados Unidos.

"Hay muchas personas que buscan una solución o alivio ante ciertas situaciones, y para eso recurren a terapias que, además de efectuarse en su idioma materno, también se llevan adelante con profesionales que tienen su misma cultura e idiosincrasia, algo que no se puede obtener con psicólogos del extranjero. Además, muchas veces es difícil conseguir el consejo adecuado o dar con un interlocutor idóneo", aclara la emprendedora. Y agrega que para conseguir a estos pacientes pensó una estrategia de marketing digital con acciones en Facebook y apelando a Google AdWords. El plan lo implementó ella con lo aprendido en Digital House y, además, un compañero de la cursada la ayudó con cuestiones más técnicas y vinculadas a la publicidad.

De la idea al negocio

Sandra sabía que quería implementar un cambio en su trabajo, pero no lograba encontrar el camino a seguir. Tampoco sabía a quién hablarle al respecto ni a quién contratar. Por eso sintió la necesidad de capacitarse. "Lo fantástico es que mientras avanzaba en la cursada iba aplicando paso a paso lo aprendido en mi producto digital, que fue evolucionado a partir de una idea hasta convertirse en un negocio concreto", cuenta.

Si bien las consultas psicológicas clásicas por videoconferencias no son una novedad, la innovación de Sandra consiste en que desarrolló un sistema de atención diferente. En primer lugar, las sesiones duran 60 minutos, es decir que son más extensas que las clásicas. Además, diseñó un sistema que incluye la posibilidad de seleccionar entre varios profesionales, los cuales se desempeñan en base a un protocolo desarrollado por ella. El tratamiento está pensado para que sea breve, de unas pocas sesiones, cada una de las cuales se puede abonar con tarjeta de crédito o transferencia bancaria. "Se basa en el psicoanálisis, con foco en lo situacional, ya sea relacionado a lo vincular, o a circunstancias que generen estrés o ansiedad, y las sesiones pueden ser llevadas a cabo desde el smartphone", aclara la emprendedora.

Dejar de pensar en analógico para poder pensar en digital

Sandra sostiene que la edad no debe ser nunca un escollo para aprender ni para emprender. "Es importante tener la mente abierta para captar nuevas ideas. Por ejemplo, yo no sabía que podía probar una solución en chiquito a partir de lo que se conoce como Mínimo Producto Viable (MVP), porque soy de la generación que piensa que hasta que algo no está totalmente perfecto no puede ser presentado al mercado. En síntesis, Digital House me enseñó a dejar de pensar en analógico para poder pensar en digital, me ayudó a determinar mi público, a investigar en el mercado y a desarrollar la plataforma digital en base a las metodologías ágiles", explica.

Si bien sus amigos y familiares le decían que para avanzar en su proyecto tendría que haber contratado directamente a programadores y especialistas en marketing digital, ella considera que si previamente no se hubiera capacitado para desarrollar sus habilidades digitales, le hubiera resultado imposible tener un producto exitoso que, a los cinco meses de haberse lanzado, ya era rentable. "Pasar de una idea a un negocio es un trabajo complejo, de la misma manera que lo es para un profesional como yo sentarse a hablar con otros del mundo tecnológico porque es difícil hacerse entender y saber qué pedir cuando se desconoce el tema", aclara. Y agrega: "Dado los cambios de paradigmas de la era actual, es fundamental dejar de lado ciertos prejuicios. La forma de trabajar cambió y ofrece muchísimas oportunidades porque el mundo está a un clic de distancia".

Feliz con los logros alcanzados en tan solo un año con www.consultaonline.net, Sandra va por más: "El consultorio online me da muchísimas gratificaciones y voy a seguir capacitándome porque los profesionales de todos los ámbitos tenemos que poder acompañar la evolución de los hábitos y de la tecnología ya que, de lo contrario, perdemos empleabilidad", reflexiona.

Mientras planea lanzar un servicio de terapias psicológicas pensado para empresas con el objetivo de ayudar a los empleados expatriados, insiste con una frase inicial gracias a la cual pudo reinventarse como psicóloga: "Todos debemos sentarnos a pensar de forma muy concreta cómo queremos ejercer nuestra profesión durante los próximos años".

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.