Tres de cada cuatro dólares de la deuda emitida por Macri fueron para cancelar pasivos de gobiernos anteriores