Un escándalo que deja a VW y a la industria en territorio inexplorado