Opinión. Una macro desordenada, un consumidor volátil