Una posible burbuja inmobiliaria en Alemania presenta un nuevo reto para el BCE