Una presencia vital en el desayuno