Wal-Mart hace un segundo intento por quedarse con la división brasileña de Carrefour

Anupreeta Das
Gina Chon
David Enrich
(0)
12 de agosto de 2011  

Wal-Mart Stores Inc. explora la posible adquisición de la filial brasileña del minorista francés Carrefour SA, dos años después de un intento que fracasó por un desacuerdo respecto al precio, indicaron fuentes al tanto.

De momento, Wal-Mart, el mayor minorista del mundo por ventas, no sostiene negociaciones con Carrefour. Tampoco se ha puesto en contacto con la compañía acerca de su interés, el cual fue descrito por una de las fuentes consultadas como "serio".

El banco de inversión UBS AG está asesorando a Wal-Mart sobre la posibilidad de realizar una oferta por las tiendas brasileñas de Carrefour, las cuales podrían valer entre US$6.000 millones y US$8.000 millones, señalaron las fuentes.

Brasil es la piedra angular de las ambiciones globales de Carrefour, la segunda cadena minorista del mundo por ventas. La cadena ha exportado su formato de hipermercado —enormes establecimientos que venden desde pan hasta bicicletas— a todo el mundo. También opera supermercados más pequeños y tiendas de abarrotes.

Un vocero de Wal-Mart afirmó que la compañía "no comenta sobre rumores o especulaciones" y una portavoz de UBS declinó referirse al tema. Por su parte, una vocera de Carrefour explicó que la presencia en Brasil es fundamental para la compañía. "Es un mercado estratégico importante para nosotros, y planeamos quedarnos allí y crecer", aseveró.

Wal-Mart ha sido una de las multinacionales que más se ha internacionalizado en los últimos años y las ventas globales han apuntalado su ganancia en los últimos trimestres. La empresa estadounidense registró US$419.000 millones en ventas el último año, de las cuales US$109.000 millones provinieron de fuera de Estados Unidos.

En el segundo mayor acuerdo de su historia, el minorista acordó el año pasado adquirir 51% de la cadena sudafricana Massmart Holdings Ltd. por US$2.400 millones. Los reguladores sudafricanos antimonopolio aprobaron la operación, pero el gobierno apeló la decisión e intenta conseguir más concesiones de Wal-Mart. Por su parte, la compañía ha indicado que planea responder a la apelación.

Wal-Mart se instaló en Brasil en 1995 y se ha expandido a partir de una combinación de adquisiciones y crecimiento orgánico. Compró la cadena Bompreço en el norte de Brasil en 2004 y las operaciones locales del minorista portugués Sonae SGPS SA en 2005. En junio, Wal-Mart contaba con 484 locales en Brasil con diferentes formatos y nombres, según su sitio web.

La compra de la filial brasileña de Carrefour daría a Wal-Mart acceso a una red de más de 500 tiendas, incluyendo los llamados hipermercados, supermercados y tiendas de abarrotes, reforzando su posición en uno de los mercados emergentes de mayor crecimiento del mundo.

Carrefour ha tenido problemas para enderezar el rumbo en los últimos años y sus acciones han caído bruscamente este año. Los analistas han indicado que la escisión o venta de algunas operaciones internacionales podría resucitar el precio de la acción.

Blue Capital, un grupo de inversión formado por el magnate de bienes de lujo francés Bernard Arnault y la firma de capital privado de California Colony Capital LLC, posee 14% de las acciones de Carrefour. Desde que las compraron en 2007, Arnault y Colony Capital han presionado a la gerencia de la compañía para que venda activos e incremente la rentabilidad.

Cuando Lars Olofsson asumió la presidencia ejecutiva de Carrefour, a principios de 2009, consideró vender las operaciones internacionales, incluyendo las de Brasil. Wal-Mart había expresado interés y los dos rivales mantuvieron conversaciones informales, pero no consiguieron acordar un precio, según fuentes cercanas. Carrefour decidió que prefería quedarse en Brasil, su segundo mayor mercado después de Francia.

El interés de Wal-Mart reaparece tras el fracaso de los planes de Carrefour para fusionar su operación brasileña con otra cadena. La junta de Carrefour había aprobado la unión con Companhia Brasileira de Distribuição, el mayor minorista de Brasil y dueño de la cadena de supermercados Pão de Açúcar. Pero el pacto colapsó después de que el banco estatal que iba a financiar la operación retirara su apoyo. También se opuso Groupe Casino, archirrival de Carrefour, que controla CBD junto con el multimillonario de 74 años Abilio Diniz.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.