Defender los liceos como institutos de excelencia

(0)
10 de octubre de 2020  • 00:00

Es hora ya de terminar con la distorsión de la historia para devolver a esos centros de capacitación el reconocimiento y el apoyo que merecen

El mismo ministro de Defensa que anuló recientemente el homenaje del Ejército a soldados víctimas del terrorismo subversivo de los años 70 parece reaccionar: desde su cartera hacen saber queestudian indemnizar a las familias de militares caídos hace 40 años por el terrorismo de las bandas que levantaban el pendón siniestro del Che Guevara.

Se acaba por hartazgo el tiempo de distorsión flagrante de la historia y de negarles reconocimiento a quienes perdieron hasta la vida durante gobiernos constitucionales del propio peronismo a raíz del accionar de organizaciones terroristas cuasi estatales. Denominación bien puesta por crímenes que cometieron merced a la preparación, entrenamiento y complicidad de gobiernos extranjeros como el de Cuba, sin ir más lejos.

Con los antecedentes del kirchnerismo en el tratamiento de las cuestiones militares se explica la aprehensión abierta cuando el Ministerio de Defensa informó que está trabajando en nuevos lineamientos para institutos de su dependencia.Es el caso ahora de los liceos militares.

Son en total nueve: seis, en jurisdicción del Ejército; dos, en la Armada, y uno, en la Fuerza Aérea. El primero de todos fue el Liceo Militar General San Martín, fundado en 1938. Al segundo lo creó el presidente Perón. Fue el Liceo Naval Militar Almirante Guillermo Brown, a cuya primera promoción se abrieron en Río Santiago las puertas de lo que había sido la vieja Escuela Naval Militar.

Entre 2007 y 2010, años de humillación de las Fuerzas Armadas por la entonces ministra Nilda Garré , se examinó la hipótesis de cerrar los liceos. Era natural que así ocurriera con dirigentes comprometidos con políticas de izquierda, exacerbadas y anacrónicas, que desconfían de los militares hasta el ninguneo del sentido de la defensa nacional en los países de tradición democrática. El caso del general César Milani y los de algunos otros fueron parte de las patologías incomprensibles que emergen en todo tiempo.

Uno de los pasos debía ser el destrato de las casas de estudios que preparan adolescentes, como en la Argentina, para el ingreso en la vida civil después de haberse formado en exigentes disciplinas investidas del espíritu militar. Sorprende que, al cabo de casi un año en funciones, el ministro Agustín Rossi se asombre todavía de que no más del 1% de los graduados en liceos siga la carrera militar. No han sido creados para eso, sino para insertar a sus graduados en la sociedad civil. El ministro debería informarse mejor.

En rigor, los liceos han estado en la picota desde el gravísimo retaceo de recursos para Defensa introducido en los presupuestos nacionales desde la presidencia de Raúl Alfonsín, que fue liceísta. En los noventa, uno de los jefes de Estado de la Armada, el almirante Carlos Marrón, se convirtió en decidido partidario del cierre de tales institutos. No era por cuestiones ideológicas; era por falta de recursos y porque en la formación educativa de chicos desde los 12 o 13 años hasta los 17 o 18 años, lo apropiado es destinar a los mejores oficiales con que cuenta una fuerza. Oficiales de esa categoría, es cierto, no sobran cuando la política se obstina en el castigo y aislamiento sistemático de las Fuerzas Armadas en la sociedad.

Ha dicho bien días atrás a la nacion el físico Juan Martín Maldacena -graduado del Liceo General San Martín y candidato desde hace años al Premio Nobel- que tiene que haber una oferta educativa diversa. Los cadetes se gradúan como oficiales de la reserva y reciben una instrucción educativa, física y moral que nada tiene que envidiar a los institutos de más alto rango en la enseñanza secundaria. Desde luego que el aprendizaje es más riguroso en ellos que en establecimientos ordinarios. Se los instruye para una vida de estudios, esfuerzos laborales y responsabilidad moral, cuya crítica en estos tiempos de desprecio por los méritos legítimamente adquiridos ha ido tan lejos como para decir basta, sea quien sea el que se atreva a tan infelices manifestaciones.

El Liceo Militar Naval Almirante Brown llegó a tener a comienzos de los años 60 una reputación que lo hacía acreedor, en evaluaciones internacionales, a un puesto de vanguardia entre los colegios secundarios de América Latina. Cuando en los años 40 y 50 la obsecuencia en las escuelas públicas hacia las figuras del régimen peronista rayó en surrealismo, la oficialidad que conducía el Liceo Naval, por ejemplo, puso a sus alumnos a salvo de tan condenable propaganda política.

El movimiento de exalumnos, es decir, de quienes aportan testimonios personales en apoyo de los liceos, ha manifestado temores, precisamente, por lo que pueda subyacer en el propósito de instaurar una materia llamada Problemáticas Ciudadanas en la Argentina Contemporánea. ¿Habrá tanta desvergüenza como para que se pretenda catequizar a los cadetes como no ocurrió en un historial de 80 años? ¿Se les va a enseñar cómo saquear al país y procurar inmunidad a costa de una conducción escandalosa en el Congreso y el silenciamiento de los jueces rectos?

Todo es posible en este tipo de desvaríos. No haría falta más que imitar la forma en que se enseña historia contemporánea en colegios secundarios de la órbita pública. Uno de los puntos que suscitan preocupación en la reorganización en estudio es que los cadetes no tengan otra instrucción para el combate que no sea por simuladores. Sin embargo, no hay tales simuladores; si se adquirieran a esos efectos, cada uno costaría alrededor de 150.000 dólares. ¿Qué sentido o propósitos ulteriores tiene eso entre tanta miseria generalizada del país?

Resulta entretanto conmovedora la gratitud de exalumnos por sus viejos colegios. Ojalá sirva de emulación en otros ámbitos a fin de rescatar lo que aún hay de ansias de progreso moral y cultural, con el aliento por la calidad de lo que se ha hecho y debe seguir haciéndose.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.