Ficha limpia: Mendoza da el ejemplo