Pronóstico. 2012, un año que promete suspenso