California padece el síndrome de Herodes