Cerró la votación en Escocia que determinará el futuro de Reino Unido