Opinión. Con la debida falta de respeto, ¿no es hora de cuestionar la legitimidad de Trump?