Coronavirus: suspenden al gobernador estado de Río de Janeiro por corrupción en contratos de salud

El gobernador del estado de Río de Janeiro, Wilson Witzel
El gobernador del estado de Río de Janeiro, Wilson Witzel Fuente: AFP
Marcelo Silva de Sousa
(0)
28 de agosto de 2020  • 08:59

RÍO DE JANEIRO.- El Supremo Tribunal de Justicia de Brasil apartó del cargo al gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, por sospechas de corrupción en el área de salud.

La policía federal cumple decenas de órdenes de prisión y allanamiento, en una operación llamada Tris in Idem, desdoblamiento de la Operación Placebo, que investiga corrupción en contratos del gobierno estadual para hospitales de campaña, compra de respiradores y medicamentos en el combate al Covid-19.

Las autoridades sospechan que se estructuró dentro de la administración de Witzel una organización criminal, dividida en tres grupos, que se disputaban el poder mediante el pago de coimas a funcionarios públicos.

La operación, llamada Tris in Idem, es un desdoblamiento de la Operación Placebo, que investiga corrupción en contratos públicos del gobierno estadual.

"Liderados por empresarios, esos grupos coparon algunas de las principales estructuras -como la Secretaría de Salud-para implementar esquemas que beneficiasen a sus empresas", dijo el Ministerio Público en una nota.

El ministro del Supremo Tribunal Benedito Gonçalves dispuso el alejamiento de Witzel por seis meses, mientras la policía federal cumple órdenes allanamiento en el Palacio Laranjeiras, residencia oficial de Witzel, y en decenas de propiedades ligadas al gobernador, la primera dama, y parte de la cúpula del gobierno de Río.

Gonçalves dispuso el alejamiento de Witzel porque consideró que el grupo criminal continuaba actuando, con el gobernador como jefe de esa organización. "El grupo continuaba desviando y lavando recursos en plena pandemia del Covid-19, sacrificando la salud y realmente la vida de miles de personas, en total desprecio con el mínimo sentido de humanidad y dignidad", destacó el juez en su decisión.

Impacto del coronavirus

Río de Janeiro ha sido uno de los estados más golpeados por la pandemia en Brasil con más de 219.000 contagios y cerca de 16.000 fallecidos por el virus. El gobierno había prometido siete hospitales de campaña para el tratamiento de pacientes con Covid-19, pero apenas dos fueron entregados, en medio de críticas por la falta de equipamientos.

Tras el direccionamiento de licitaciones, las empresas favorecidas alimentaban una "cajita de coimas", con la que hacían pagos mensuales a funcionarios públicos como retribución. La investigación apunta que además del ejecutivo estadual, pudieron haber estado involucrados la Asamblea Legislativa de Rio y la Justicia estadual.

El presidente del Partido Social Cristiano (PSC), sigla que llevó a Witzel a la gobernación, fue preso esta mañana. Las autoridades buscan cumplir otras 16 órdenes de prisión, seis de ellas contra empresarios proveedores del estado.

Witzel será reemplazado en el cargo por Claudio Castro, vicegobernador del estado. Castro también está salpicado por la operación, y su casa es blanco de una orden de allanamiento esta mañana.

"La defensa del gobernador recibe con gran sorpresa la decisión de apartamiento del cargo, tomada de forma monocrática y con tamaña gravedad. Los abogados aguardan acceso al contenido de la decisión", dijo Witzel en su cuenta de Twitter.

La caída en desgracia del gobernador de Río es un triunfo político para el presidente brasileño Jair Bolsonaro.

Witzel había asomado como uno de los principales opositores al gobierno de Jair Bolsonaro en el comienzo de la crisis de la pandemia. En 2018, como candidato, el gobernador había buscado asimilar su candidatura a la del presidente Bolsonaro, con un discurso que prometía ser implacable contra la corrupción. Rápidamente en el poder, comenzó a alejarse del presidente brasileño y no ocultaba su ambición de disputar la presidencia en 2022.

El 26 de mayo la policía ya había allanado la residencia de Witzel por la misma investigación y el gobernador reclamó por una presunta "persecución política" comandada desde Brasilia. El avance de la pesquisa por corrupción contra su gobierno lo había corrido de la escena, llevándolo a adoptar un bajo perfil mientras preparaba la defensa para un proceso de impeachment, en la Asamblea Legislativa de Río. Su futuro en la política es cada vez más incierto.

El ministerio público encontró e-mails enviados por el gobernador de Rio a la primera dama, Helena Witzel, que mostrarían cómo el gobernador intermedió en contratos firmados entre su mujer y una de las empresas involucradas en el esquema de corrupción, para la prestación de un supuesto servicio de asesoramiento legal.

El gobernador se defendió al citar un supuesto uso político de las investigaciones, citando una presunta relación próxima de la subprocuradora de la república con la familia del Presidente. "Lamentablemente, la decisión está inducida por la procuraduría general de la república, que se especializa en perseguir gobernadores", dijo Witzel, en un pronunciamiento en el que no respondió preguntas. "¿Estoy incomodando al capturar milicianos, traficantes de drogas? Hay intereses que no me quieren gobernando".

"Con el alejamiento, Bolsonaro tiene una nueva situación. Witzel se declaraba como candidato a la presidencia de forma apresurada, era su adversario. Ahora sale de escena, no lo molesta más y debe luchar por su supervivencia", dijo a LA NACION Ricardo Ismael, profesor de ciencia política en la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro. "

La suerte de Witzel parece quedar cada vez más emparentada a la de sus antecesores en el gobierno de Río. Todos los mandatarios del estado electos desde 1998 fueron implicados en escándalos de corrupción. Cinco pasaron por prisión y uno de ellos, Sergio Cabral (2007-2014), permanece preso cumpliendo penas que suman 294 años.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.