Desde la Argentina, la colectividad ucraniana sufre a la distancia