Ecuador apunta sus cañones a un sueco vinculado a Assange

Fuente: Reuters - Crédito: Hannah McKay
Le dictó prisión preventiva a un experto informático implicado en una trama de espionaje contra el presidente Moreno
(0)
14 de abril de 2019  

QUITO.- Luego de la sonada entrega de Julian Assange a las autoridades británicas, refugiado desde 2012 en la embajada ecuatoriana en Londres, la Justicia de Ecuador dictó ayer prisión preventiva a un hombre vinculado al fundador de WikiLeaks y acusado de espionaje informático.

El sueco Ola Bini, a quien se investiga por su presunta relación con Assange, fue acusado del delito de atacar la integridad de sistemas informáticos en perjuicio del gobierno. La policía lo detuvo el jueves pasado, poco después de que el embajador ecuatoriano entregó a Assange a las autoridades británicas y cuando se disponía a dejar el país desde el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre con destino a Japón.

Tras el arresto, Bini fue interrogado y el juez ordenó inmovilizar sus cuentas bancarias. Según la ministra del Interior de Ecuador, María Paula Romo, Bini y otros dos hackers rusos habrían participado en actos de desestabilización en coordinación con funcionarios del "régimen anterior". La referencia era al gobierno de Rafael Correa (2007-2017), peleado a muerte con su sucesor, Lenín Moreno, que se enfrentó a su antiguo mentor y renovó completamente la agenda económica, política y diplomática del país, lo que incluyó la caída en desgracia de Assange.

Las autoridades sostienen que la trama urdida entre Bini y los dos rusos no identificados incluía la amenaza de publicar documentos comprometidos sobre el presidente mientras este endurecía su postura hacia el activista australiano.

"Si se ha cometido algún delito, que la Justicia lo determine, lo examine, pero no podemos permitir que Ecuador se convierta en un centro de piratería o espionaje", declaró Romo.

Bini residía desde hacía cinco años en Ecuador y, según Romo, tenía estrechos vínculos con el fundador de WikiLeaks, a quien visitó por lo menos 12 veces en la embajada ecuatoriana en Londres.

Además, señaló dos desplazamientos de Bini hacia Perú y España que coinciden con viajes del excanciller de Correa Ricardo Patiño, que le otorgó el asilo a Assange. Patiño, sin embargo, rechazó las acusaciones y denunció una persecución en su contra, ya que "no conoce" al sueco.

Experto en comunicaciones seguras, Bini llegó a Quito en 2013 tras su traslado desde la oficina de Thoughtworks -una empresa que defiende el activismo social- de Chicago a Quito. En las horas previas a ir al aeropuerto, publicó un tuit en el que advirtió sobre una "caza de brujas" por parte de las autoridades ecuatorianas.

Agencias AP y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.