Ecuador apunta sus cañones a un sueco vinculado a Assange