Polémica decisión de la justicia norteamericana. EE.UU.: condenaron a un chico de 14 años a cadena perpetua