El bloguero que unió las voces

Ellen Barry
(0)
11 de diciembre de 2011  

MOSCU.- El hombre mayormente responsable del extraordinario estallido de activismo contra el gobierno ruso no habló en las protestas de ayer, y tampoco asistió, porque estaba en la cárcel.

Privado de usar Internet, el bloguero más famoso de Rusia tuvo que esperar hasta hoy para conocer el resultado de la marcha, cuando sus abogados le llevaron una pila de expedientes impresos.

Anteayer, durante la reunión final de coordinación para la protesta, en medio de un salón lleno de veteranos organizadores que gritaban para hacerse oír, una joven militante medioambiental se dirigió a la multitud.

"Quiero agradecer a Alexei Navalni. Gracias a él, por su sacrificio personal, mañana [por ayer] miles de personas llenarán la plaza. Fue él quien nos unió detrás de una idea: todos contra el «Partido de Estafadores y Ladrones»", dijo, en referencia al término acuñado por Navalni para referirse al partido de Vladimir Putin, Rusia Unida (RU).

Hace una semana, Navalni, de 35 años, era famoso en el reducido contexto de la blogosfera rusa. Pero, después de las elecciones parlamentarias del domingo pasado, logró canalizar como política callejera esa bronca acumulada por las denuncias de fraude, al convocar a la protesta a "nacionalistas, liberales, izquierdistas, verdes, vegetarianos y marcianos", a través de su cuenta de Twitter (con más de 135.000 seguidores) y su blog.

Con la masiva protesta de ayer, Navalni ganó el crédito de haber movilizado a una generación de jóvenes rusos a través de las redes sociales, un germen muy parecido al que brotó en Nueva York con el movimiento Ocupa Wall Street o a la "primavera árabe".

La verdadera dimensión del carisma de Navalni quedó en evidencia después de la protesta del lunes pasado: 5000 personas la convirtieron en la mayor manifestación contra Putin, antes de la de ayer. Navalni fue arrestado por resistirse a la policía y condenado a 15 días de prisión. Durante toda esa noche, con temperaturas bajo cero, los discípulos de Navalni mantuvieron una vigilia frente a la comisaría donde estaba detenido, y con sus ojos pendientes de su Twitter. Corría el rumor de que Navalni estaba muerto, y hasta sus abogados dudaban de su paradero.

"Es el único capaz de movilizar a todos los jóvenes alternativos", dijo Anton Nikolayev (35), que fue a los tribunales con la esperanza de verlo. "Es la persona que podría derrotar a Putin, si se lo permitieran."

La afirmación es un poco disparatada. Putin, que ya lleva 12 años como líder máximo del país, tiene índices de aprobación superiores al 60%, según el centro independiente Levada. Hace apenas dos semanas, Levada reveló que el 60% de los rusos no están dispuestos a considerar a ningún opositor como candidato presidencial. Sólo el 1%mencionó a Navalni, que se expresa a través de Twitter y de su blog, navalry.ru y rospil.info.

Pero el resultado de las elecciones parlamentarias sacudió esas certezas políticas, sobre todo porque las autoridades no pueden recuperar el control del discurso público.

Navalni posee un cáustico sentido del humor y no tiene organización política. Hace cinco años abandonó el partido liberal Yabloko, harto de su desconexión con la opinión mayoritaria de los rusos.

Los liberales, por su lado, tenían serias reservas sobre Navalni, porque abrazaba los ideales del nacionalismo ruso. El bloguero apareció como orador junto a neonazis y skinheads , y una vez actuó en un video que compara a los militantes de piel oscura del Cáucaso con cucarachas. Mientras que a las cucarachas se las puede matar con una chancleta, Navalni dice que en el caso de los humanos "recomienda una pistola".

Lo que le atrae a la gente de Navalni no es su ideología, sino la decisión con la que se enfrenta al sistema. Abogado inmobiliario de profesión, se atiene a los datos y a mostrar un desprecio descarnado por el sistema. El "Partido de Estafadores y Ladrones" ingresó en el lenguaje vernáculo con vertiginosa rapidez y dañó la marca política de RU.

"La revolución es inevitable", le dijo este mes Navalni a la edición rusa de Esquire . "Porque simplemente la mayoría de la gente sabe que el sistema está mal. Cuando uno está con funcionarios del gobierno los oye hablar de todo lo que se ha robado, de que nada funciona y de lo mal que está todo."

Traducción de Jaime Arrambide

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.