La violencia islamista. El dilema de Obama: cómo destruir a EI sin fortalecer a Al-Assad