El embajador argentino en Caracas desmintió a Lanata en 678