El esposo de Isabel II, enojado por un retrato

El duque de Edimburgo, de 82 años, se mostró ofendido porque un artista lo pintó con una nariz muy grande para su gusto
(0)
30 de abril de 2004  • 09:27

LONDRES.- Un original pintor disgustado al duque de Edimburgo por retratarle con el torso descubierto y con una enorme nariz, obra para la que tuvo como modelo a un jubilado muy parecido al esposo de la Reina.

Después de cuatro sesiones, el marido de la reina Isabel II de Inglaterra decidió no volver a posar para el artista, Stuart Pearson Wright de 28 años, cuando apreció que su retrato era más bien una caricatura.

"Espero no parecerme a esto", indicó el príncipe Felipe, de 82 años, a Pearson Wright, tras lo cual le preguntó, ofendido, por qué había pintado una nariz "tan grande".

La obra en sí se llama "Homo sapiens, Lepidum Sativum and Calliphora Vomitoria" o "hombre sabio, algo de berro y moscardón", y aparece publicado hoy en los periódicos británicos.

En el retrato se aprecia al príncipe Felipe con el pecho y espalda descubiertos y cubiertos de pelo gris, con una mosca en el hombro izquierdo y berro brotando de su dedo índice extendido, mientras al fondo se ven unas nubes blancas sobre fondo azul.

El retrato fue polémico desde el principio. Se trataba de un encargo de la Royal Society for the Encouragement of Arts (RSA) destinada a conmemorar el medio siglo en que el duque fuera presidente de esa sociedad.

Pero, al ver cariz que tomaba el cuadro, la RSA decidió anular su encargo a Pearson Wright, pese a que éste trató de "dulcificar" el resultado.

Se da la circunstancia, además, de que el pintor tuvo que recurrir a otra persona como modelo, ya que el duque no estaba disponible las cerca de veinte horas que precisa para completar sus retratos.

La dura responsabilidad recayó en un jubilado y veterano de guerra residente en el barrio londinense de Bethnal Green, conocido sólo como Bill y con un asombroso parecido con el esposo de la Reina.

"Sólo dispuse de cuatro horas para retratar al duque y no tuve tiempo para saber si el príncipe tenía o no pelo en el pecho, así que Bill me sirvió de mucho", ha explicado Pearson Wright.

El artista, en cualquier caso, insistió en que su intención fue siempre reflejar al duque de Edimburgo "de un modo atemporal y humanizado".

"El duque no está enfadado conmigo, pero es muy sincero y forma parte de su carácter decir lo que piensa", añadió.

Según explicó el artista, en "Homo sapiens Lepidum Sativum and Calliphora Vomitoria", los cuatro brotes de berros que salen del dedo del príncipe Felipe simbolizan a sus cuatro hijos mientras la mosca representa la mortalidad.

Fuente: EFE

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.