El FMI exige un alivio para Grecia y Europa propone un crédito inmediato de 7000 millones de euros

El nuevo ministro de Finanzas griego, Euclid Tsakalotos, en la sesión parlamentaria
El nuevo ministro de Finanzas griego, Euclid Tsakalotos, en la sesión parlamentaria Fuente: Reuters
Después de que se conociera el duro informe en el que el organismo presionaba a la UE para que ayude a Grecia, la Comisión Europea lanzó una nueva propuesta; se extiende el corralito mientras se debate el acuerdo en el Parlamento griego
(0)
15 de julio de 2015  • 08:53

BRUSELAS.- Mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI) presiona a Europa a ayudar más a Grecia frente a una deuda "insostenible", la Comisión Europea (CE) propuso hoy entregar a Atenas un "crédito puente" de 7000 millones de euros.

La Comisión propuso a los Veintiocho la concesión inmediata de un crédito puente de 7000 millones de euros para un plazo máximo de tres meses y que contiene diferentes condiciones.

"El programa proporciona financiación puente que permitirá a Grecia afrontar sus obligaciones financieras más urgentes hasta que empiece a recibir asistencia financiera del Mecanismo europeo de Estabilización Financiera (EFSM)", señaló el Ejecutivo europeo.

El EFSM es un mecanismo en el que participan todos los Estados miembro de la Unión Europea (UE) y que ya fue utilizado para los rescates de Portugal e Irlanda, y al que se puede recurrir "en casos de circunstancias excepcionales más allá del control del Gobierno", como sería la situación griega.

El vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis, explicó que tendrán que ser "los veintiocho Estados miembro los que den su aprobación a esta propuesta".

"Grecia necesita esa financiación puente hasta que el nuevo programa se ponga en práctica para preservar la integridad de la zona euro"

La CE, en su propuesta a los Veintiocho, subraya que "Grecia necesita esa financiación puente hasta que el nuevo programa se ponga en práctica para preservar la integridad de la zona euro, la estabilidad financiera y evitar cualquier impago en sus obligaciones".

En referencia a la oposición planteada al uso de ese fondo por alguno de los socios de la UE como Reino Unido alegando que no forma parte del euro, Dombrovskis dijo que "el uso del EFSM no es una opción fácil pero no hay otras opciones fáciles".

"Algunos países han mostrado preocupación sobre posible consecuencias negativas de usar este fondo, pero podemos asegurar de que no tendrá consecuencias negativas para ellos", agregó.

El desembolso de la asistencia a Grecia propuesto por la CE lleva aparejado condiciones, como que adopte hoy mismo "pasos inequívocos" que preparen la puesta en marcha de las medidas de austeridad impuestas a Atenas en el acuerdo alcanzado el lunes.

Drombovskis explicó que se exploraron otro tipo de posibilidades como el uso de beneficios de las operaciones realizadas por el Banco Central Europeo (BCE) con los bonos de deuda griegos, de fondos de la UE y de créditos bilaterales. Agregó que al no haber ningún país dispuesto a dar un préstamo bilateral a Grecia, la única opción que quedaba es el EFSM.

"Totalmente insostenible"

Ayer, se filtró un informe confidencial del FMI en el que señalan que la deuda griega es "totalmente insostenible" y prevé que se acercará al 200% de su producto bruto interno (PBI) en "los dos próximos años", contra una relación de 175% actualmente.

En este contexto, el organismo internacional de crédito estima que Europa no tendrá otra opción que aliviar la deuda griega, algo que rechaza Alemania, el socio europeo más duro. El FMI incluso advirtió que si Europa no alivia la deuda, se retirará de la ayuda financiera a Grecia.

El Fondo propone tres opciones para los europeos: la primera consiste en extender de 10 a 30 años "el período de gracia" para el cumplimiento de toda su deuda europea, incluidos créditos nuevos y una extensión de los vencimientos muy drástica. La segunda apunta a transferencias fiscales anuales al presupuesto griego; y la tercera, aceptar "profundas quitas" en sus préstamos a Atenas, sostiene el reporte.

El FMI incluso advirtió que si Europa no alivia la deuda, se retirará de la ayuda financiera a Grecia.

"La deuda de Grecia solo puede ser viable con medidas de alivio de la deuda que van mucho más lejos de lo que Europa ha previsto hacer ahora", escribió el FMI en el informe enviado el sábado a las autoridades europeas, antes del acuerdo alcanzado el lunes con Atenas.

Grecia podría además necesitar "más financiamiento excepcional" proveniente de los Estados europeos, superior a la cifra previstas en el acuerdo entre Atenas y la zona euro, añadía el documento.

El pacto final impone duras medidas de ajuste al gobierno de Atenas a cambio de un rescate financiero de tres años por un monto entre 82.000 y 86.000 millones de euros.

Ante esta información, la CE publicó la evaluación que hizo la semana pasada de la solicitud de Grecia de un rescate, donde ofrece una visión de la sustentabilidad de la deuda de Atenas distinta a la del FMI de ayer, pero que también sugería la posibilidad de un alivio.

La nota del ejecutivo de la Unión Europea publicada hoy señala que la relación entre la deuda y el PBI griego sería de un 165 por ciento en 2020 y de un 150 por ciento en 2022 si Atenas toma medidas para recortarla, pero podría llegar a un 187 por ciento y un 176 por ciento.

Debate en el Parlamento

Mientras tanto, el Parlamento griego empezó esta mañana a debatir en comisiones el primer paquete de medidas que los socios de la eurozona han impuesto al Ejecutivo como condición previa para iniciar las negociaciones sobre el tercer programa de rescate.

El paquete legislativo se prevé que será trasladado al pleno a partir de primeras horas de la tarde, donde se espera que el debate se prolongue hasta entrada la madrugada.

Nadie duda de que el proyecto saldrá adelante con una amplia mayoría de votos, aunque es previsible que la coalición de Gobierno izquierdista-nacionalista deba buscar el apoyo de la oposición, dada las ampollas internas que ha levantado el acuerdo. Syriza accedió al gobierno prometiendo el fin de la austeridad y, en cambio, aceptó profundizar el ajuste para recibir un tercer rescate.

Hoy presentó su renuncia la viceministra de Finanzas griega, Nadia Valavani, por oponerse a las medidas que exige el acuerdo.

Más corralito

Protestas contra las medidas de austeridad aceptadas por el gobierno
Protestas contra las medidas de austeridad aceptadas por el gobierno Fuente: Reuters

Los bancos griegos permanecerán cerrados por lo menos hasta el viernes, según el nuevo decreto publicado hoy por el Ministerio de Finanzas, que amplía el espectro de operaciones que podrán llevarse a cabo en aquellas sucursales que hasta ahora sólo estaban abiertas para el pago de jubilaciones y subsidios de desempleo.

En el decimoséptimo día de corralito, el nuevo decreto mantiene el límite para las retiradas de efectivo en cajeros automáticos en 60 euros diarios, y en 120 euros el máximo semanal para los jubilados que no tienen tarjeta de débito.

Por otro lado, el algo más de un millar de sucursales abiertas para los pensionistas y desempleados podrán ahora gestionar también el pago de cuotas y créditos de todo tipo, por ejemplo deudas al Estado o a empresas públicas, a los fondos de pensiones estatales o a seguros privados.

El primer ministro, Alexis Tsipras, adelantó anoche en una entrevista con la televisión pública que los bancos previsiblemente permanecerán cerrados hasta que haya un acuerdo sobre el tercer rescate, si bien se irán ampliando las operaciones permitidas y se aumentarán los límites de retirada de efectivo.

Agencias EFE, AFP y Reuters

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.