El hermano de Clinton hizo lobby por un mafioso

Aceptó regalos a cambio de favores
(0)
27 de agosto de 2001  

WASHINGTON.- Roger Clinton jugaba un partido de golf amistoso en 1999 cuando un visitante que se acercó en un carrito motorizado interrumpió su foursome . Tras una breve conversación, le entregó a Clinton una cajita que contenía un reloj Rolex.

El encuentro, que tuvo lugar cerca del hoyo N° 10 en el campo de golf de Rancho Park en Los Angeles, podría haber pasado al olvido de no ser por algunos detalles sobresalientes.

Funcionarios federales en servicio y otros ya retirados dicen que el joven que entregó el reloj era Tommy Gambino, hijo de un narcotraficante convicto que está cumpliendo una sentencia de 45 años. Y algo que Clinton desconocía era que entre sus compañeros de juego había dos oficiales de la contrainteligencia de la Fuerza Aérea que reportaron el incidente y dijeron que Clinton había dicho que "ayudaría´´ al padre de Tommy Gambino, Rosario Gambino.

En septiembre de 1999, dos agentes del FBI se presentaron en la casa de Clinton en Redondo Beach, en California, para preguntarle sobre su relación con Rosario Gambino, miembro de la mafia según los fiscales.

Clinton, medio hermano del ex presidente, reconoció que había hecho gestiones ante la Comisión Federal de Excarcelaciones para conseguir la liberación anticipada de Rosario Gambino.

Dos años más tarde, Roger Clinton es tema de investigaciones legislativas y federales de tráfico de influencias y otras posibles ilegalidades en los perdones de último minuto concedidos por el presidente Bill Clinton.

Una campaña persistente

Poco antes de que el mandatario dejara su cargo, Roger Clinton le aseguró a Tommy Gambino que su padre tenía seguro el perdón, según declaró un allegado a Tommy Gambino en una entrevista.

El nombre de Rosario Gambino se encontraba en una lista enviada por la Casa Blanca al Departamento de Justicia a fines de enero para una posible clemencia, pero no se le otorgó el perdón.

La campaña de Roger Clinton en favor de Gambino fue persistente y creativa, según muestran documentos y entrevistas.

Hizo por lo menos cuatro visitas entre 1996 y 1999 a la sede de la Comisión de Excarcelaciones en Maryland, donde se reunió con funcionarios en representación de Tommy Gambino. Trató también de explotar sus lazos con uno de los comisionados, oriundo de Arkansas. Invocó la autoridad de su hermano. Presentó listados de nombres de una guía telefónica siciliana para mostrar que Gambino era un nombre italiano común y que no todos los Gambino estaban relacionados con la nefasta familia mafiosa de Nueva York.

Roger Clinton dice que no ha recibido dinero por sus gestiones, pero reconoció haber aceptado el reloj, pasajes de avión, viáticos y un préstamo de 50.000 dólares para la compra de una casa.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?