En el adiós a Fidel pesaron mucho más las ausencias que las presencias