El papa Francisco habló del lobby gay, de la corrupción en la Iglesia y también de la Argentina