"Estamos como locos; ya terminó todo", dijo el hermano del joven secuestrado en Nigeria