Facebook bloqueó la transmisión del francés que decidió dejarse morir en vivo luego de que le negaran la eutanasia

Alain Cocq va a dejar de alimentarse, hidratarse y tratarse por la enfermedad incurable que lo obliga a vivir postrado hace 20 años. Tomó la decisión después de que Macron le negara la "muerte digna". Va a transmitir sus últimos días en vivo, a través las redes sociales
Alain Cocq va a dejar de alimentarse, hidratarse y tratarse por la enfermedad incurable que lo obliga a vivir postrado hace 20 años. Tomó la decisión después de que Macron le negara la "muerte digna". Va a transmitir sus últimos días en vivo, a través las redes sociales
(0)
5 de septiembre de 2020  • 22:13

Facebook bloqueó este sábado la difusión en directo de la agonía del francés Alain Cocq,que padece una enfermedad incurable y quiso transmitir sus últimas horas de vida en directo, a través de esta red social. El paciente, que tiene 57 años, tomó la decisión luego de que el presidente del país europeo, Emmanuel Macron, le confirmara que no puede recurrir a la eutanasia.

"Aunque respetamos su decisión de querer atraer la atención sobre esta compleja cuestión, en base a los consejos de expertos, hemos tomado medidas para impedir la difusión en directo en la cuenta de Alain, pues nuestras normas no permiten la representación de intentos de suicidio", declaró a la AFP un portavoz de Facebook.

El hombre había anunciado en un video, en la madrugada del sábado, que había dejado de tratarse, alimentarse e hidratarse, dejándose así morir en directo para denunciar las actuales leyes sobre la muerte digna en Francia.

Unas horas después, cuando se disponía a publicar un nuevo video, Alain Cocq anunció: "Facebook me bloquea la difusión hasta el 8 de septiembre". Y dirigiéndose a quienes lo apoyan, escribió: "Juzgad vosotros mismos".

Facebook cuenta con reglas muy detalladas: si bien no prevén disposiciones específicas sobre la muerte, son muy estrictos en cuanto a los contenidos que pueden interpretarse como una promoción del suicidio o de la automutilación. Esto incluye a la eutanasia o el suicidio asistido.

Alain Cocq sufre una enfermedad extremadamente extraña, que aún no tiene nombre, que hace que las paredes de sus arterias se peguen, provocando una "isquemia", esto es, un paro o insuficiencia de la circulación sanguínea en un tejido o un órgano.

Paralizado por dolores que no cesan desde hace 34 años y condenado a permanecer en la cama, Cocq habría deseado que le suministraran una sedación profunda.

Muchos internautas dieron su apoyo al enfermo. "La ley Cocq llegará, estoy segura", escribió una mujer, convencida de que su acción permitirá una evolución de la ley francesa Claeys-Leónetti de 2016, que solo autoriza la sedación profunda para aquellas personas que estén a pocas horas de una muerte segura.

Batería de normas de Facebook sobre los contenidos relacionados con el final de la vida

En Facebook, los contenidos vinculados con el suicidio asistido, el final de la vida o la automutilación están sometidos a una serie de normas para conciliar seguridad de los usuarios y libertad de expresión, como refleja el caso del francés Alain Cocq.

El equilibrio es delicado para esta red social, que cuenta con 1.800 millones de usuarios, y es a veces acusada de no poner los medios suficientes para evitar la difusión de contenidos violentos o chocantes.

Estas normas se han reforzado con el tiempo, tras una serie de casos que generaron escándalo, como el fallecimiento en 2017 en Reino Unido de Molly Russell: una adolescente de 14 años que se suicidó tras haber visionado contenidos relativos a la automutilación y al suicidio en Instagram, filial de Facebook.

"Con el objetivo de promover el entorno de seguridad en Facebook, suprimimos cualquier contenido que aliente el suicidio o la automutilación, incluidas algunas imágenes explícitas (...) que según los expertos podrían incitar a ciertas personas a adoptar un comportamiento similar", advierte la red en sus normas.

No obstante, estas mismas regulaciones autorizan "las fotos o los videos que muestran en un contexto noticioso a una persona que ha cometido suicidio", así como "fotos o videos sobre una persona que ha sido objeto de eutanasia o suicidio asistido en un contexto médico". En estos casos se limita el acceso a los mayores de 18 años, y se incluye un mensaje de advertencia.

La red puede flexibilizar sus propias normas si considera que contenidos no autorizados son de interés público.

Además, la red deja a veces en línea contenidos controvertidos el tiempo necesario para prestar asistencia a quienes los publican, si ello permite salvar vidas.

"Se nos ha informado por parte de expertos que no deberíamos suprimir videos de automutilización en directo mientras los familiares o afines a la víctima puedan aún intervenir", indica Facebook, a modo de ejemplo.

Agencia AFP

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.