Fin de una era: EE.UU. se va de Irak

Tras casi nueve años, la bandera norteamericana fue arriada en Bagdad; la guerra dejó 100.000 iraquíes y 4500 marines muertos
Tras casi nueve años, la bandera norteamericana fue arriada en Bagdad; la guerra dejó 100.000 iraquíes y 4500 marines muertos
(0)
16 de diciembre de 2011  

BAGDAD.- Con una ceremonia de bajo perfil, pero cargada de simbolismo, Estados Unidos dio ayer por concluida la guerra en Irak al arriar la bandera de las barras y estrellas en Bagdad. El secretario de Defensa norteamericano, Leon Panetta, fue el encargado de poner punto final oficial a una contienda que inició el ex presidente George W. Bush hace casi nueve años para derrocar al dictador Saddam Hussein, y que concluye con un saldo desolador: 100.000 iraquíes y 4500 soldados estadounidenses muertos en el conflicto.

"Ustedes se retiran con gran orgullo, seguros de saber que el sacrificio ha ayudado al pueblo iraquí a iniciar un nuevo capítulo de su historia; después de mucha sangre derramada por iraquíes y estadounidenses, la misión de lograr un Irak que pueda gobernarse a sí mismo se ha vuelto real", dijo Panetta a los soldados en el acto celebrado en el aeropuerto de la capital iraquí.

Sin gran parafernalia, sin desfiles militares ni expresiones pretenciosas, como aquella "misión cumplida" pronunciada por Bush apenas fue tomada Bagdad en 2003, la ceremonia transcurrió de forma discreta, detrás de los muros de un complejo fortificado en el aeropuerto. Ningún dirigente iraquí estuvo presente para ver cómo los últimos marines arriaban la bandera norteamericana.

"Es un acontecimiento histórico, pues hace ocho años, ocho meses y 26 días, como comandante adjunto, di la orden a los efectivos avanzados de la Tercera División de que cruzaran la frontera", dijo el general Lloyd Austin, responsable máximo de las fuerzas norteamericanas en Irak y jefe del Estado Mayor adjunto.

Además de rendir homenaje a los soldados norteamericanos, Panetta y el general Austin expresaron su esperanza de que las fuerzas iraquíes -unos 900.000 hombres entrenados por el Pentágono- puedan enfrentar los peligros que aún amenazan a Irak. El último contingente norteamericano dejará el país el 31 de diciembre.

De ese modo, con breves palabras institucionales y un fuerte dispositivo de seguridad debido a la violencia todavía persistente en el país, la Casa Blanca bajó el telón de una guerra que causó la muerte a más de 100.000 iraquíes y heridas de diversa consideración a decenas de miles. En el lado norteamericano, del millón y medio de efectivos militares desplegados en los casi nueve años de guerra, 4500 soldados perdieron la vida y 32.000 regresaron heridos a su país. El conflicto bélico tuvo un costo económico estratosférico: más de 800.000 millones de dólares gastó el Tesoro norteamericano, lo que desbarató el equilibrio fiscal del país.

La guerra, apoyada en principio por la mayoría de los norteamericanos, terminó convirtiéndose en un lastre para la Casa Blanca, con una opinión pública cada vez más reacia a prolongar el despliegue de las tropas en Irak, según las encuestas. Ese malestar social llevó al presidente Barack Obama a situar como una de sus prioridades el fin de la guerra. Tanto la ceremonia de anteayer en la base militar de Fort Bragg, en Carolina del Norte, presidida por Obama, como el punto final oficial de ayer en Bagdad, le permiten al mandatario cumplir una de sus principales promesas electorales.

Si bien Obama y Panetta insistieron en sus respectivos actos en que el Irak de hoy es un país mucho mejor que el de Saddam Hussein, la violencia no ha desaparecido ni mucho menos de la vida diaria de los iraquíes. Aunque a partir de 2007 el Pentágono logró cambiar el rumbo de una guerra que hasta entonces iba perdiendo, los ataques con bombas y los tiroteos siguen siendo moneda corriente en el país. Y los expertos y diplomáticos no ocultan sus dudas sobre la capacidad de las fuerzas de seguridad iraquíes para defender la nación de amenazas extranjeras.

El alivio de una parte de la sociedad por el fin del régimen de Saddam, que fue ahorcado el 31 de diciembre de 2006, se vio empañado por una guerra larga y enconada. Washington justificó la invasión ante la opinión pública por las armas de destrucción masiva que, supuestamente, almacenaba el dictador iraquí, imputaciones que nunca fueron probadas. La continua presencia militar norteamericana en el país estuvo a punto de precipitar a Irak hacia una guerra civil sectaria entres chiitas y sunnitas.

"Con esta retirada, los norteamericanos dejan atrás un país destruido", se lamentó Mariam Jazim, una mujer chiita de la capital iraquí cuyo padre murió por un disparo de mortero. "Los estadounidenses no dejaron escuelas modernas ni grandes fábricas. Dejaron en cambio miles de viudas y huérfanos", subrayó Jazim.

Para el legislador iraquí Amir al-Kinami, miembro de la coalición política leal al clérigo radical Moqtada al-Sadr, "la ceremonia representa el fracaso de la ocupación debido a la gran resistencia del pueblo".

Agencias AP, AFP, Reuters y EFE

Cronología

20 de marzo de 2003

Comienza la invasión

Las fuerzas norteamericanas iniciaron los primeros bombardeos aéreos sobre objetivos iraquíes. Mientras tanto, los aliados británicos avanzaban desde Kuwait.

9 de abril de 2003

Cae Bagdad

Las tropas aliadas llegaron al corazón de Bagdad y derribaron una estatua de Saddam Hussein, una imagen que recorrió el mundo. El 1° de mayo, George W. Bush anunció el fin de los combates.

13 de diciembre de 2003

Saddam es capturado

El dictador iraquí fue hallado en un pequeño escondite en su ciudad natal, Tikrit. Tras ser condenado por crímenes contra la humanidad, fue ahorcado el 30 de diciembre de 2006.

7 de septiembre de 2006

Cambio de mando

El nuevo gobierno iraquí, constituido tras un largo proceso, asumió el mando de las operaciones militares. Menos de un año después, Gran Bretaña comenzó el repliegue de sus tropas.

27 de febrero de 2009

Obama anuncia la retirada

El mandatario anunció la salida para agosto de 2010 del grueso de las tropas desplegadas en Irak y el fin de las operaciones militares. El calendario del retiro culminó ayer, con la salida definitiva de las tropas norteamericanas.

La guerra, en cifras

113.000

Civiles iraquíes

Murieron durante los casi nueve años de conflicto, según la ONG Iraq Body Count.

800.000

Millones de dólares

Le costó a Estados Unidos la invasión, que comenzó el 20 de marzo de 2003.

4802

Soldados de la coalición

Murieron durante la guerra; de ellos, 4484 fueron del ejército norteamericano. El segundo país que más bajas tuvo fue Gran Bretaña, con 179.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.