Francisco sorprendió con un chiste religioso a los mayores seis líderes judíos del mundo