Fujimori ordenó detener a Montesinos

El mandatario encabezaba anoche el vasto rastrillaje militar para capturarlo; la DEA participaba del operativo
(0)
26 de octubre de 2000  

LIMA.- El controvertido ex asesor de inteligencia y hombre fuerte del Perú, Vladimiro Montesinos, era intensamente buscado anoche en un vasto operativo militar del que participaba el propio presidente Alberto Fujimori, según informaron fuentes periodísticas.

En una conferencia de prensa, Fujimori anunció anoche que ha dado la orden de buscarlo "día y noche hasta su ubicación".

Según declaró anoche el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), César Gaviria, el gobierno peruano ordenó la captura de Montesinos "porque le ha hecho mucho daño a la democracia de este país".

La "cacería" de Montesinos, acusado de cometer varios delitos, se había desplegado anoche en distintas zonas de Lima.

Fujimori dispuso además la inmovilidad absoluta de las fuerzas armadas y policiales del país, en el marco de una operación que se desarrollaba en el distrito limeño de Chaclacayo con el objetivo de capturar al cuestionado ex asesor de Inteligencia, cuya llegada clandestina al país, el lunes último, agravó la crisis política.

"Operación especial"

"Es una operación especial de la que después daré cuenta", se limitó a decir el mandatario, que participó del operativo protegido por un chaleco antibalas, acompañado por al menos 10 camionetas repletas de miembros de la marina, del ejército, de la fuerza aérea y de la policía nacional, todos ellos fuertemente armados. Además, un helicóptero sobrevolaba la zona.

Una información no confirmada de la radioemisora limeña CPN indicó que en la operación participaron además unidades de la agencia estadounidense DEA, que lucha contra el narcotráfico. Precisamente, Montesinos está sospechado de tener vínculos con narcotraficantes.

Otras versiones brindadas por el Canal N de televisión, que citó fuentes no identificadas, señalaron que la captura de Montesinos ya se habría producido dos días atrás.

Compromiso con la OEA

Y, para aumentar la confusión, congresistas de la oposición denunciaron una supuesta negociación entre Gaviria y Fujimori, mediante la cual este último se comprometió a capturar a su ex socio, y el primero a permitir que el mandatario permanezca en el poder hasta julio del año 2001.

El todopoderoso ex jefe de los servicios de inteligencia precipitó la crisis del gobierno de Fujimori tras la difusión de un video donde aparece sobornando a un congresista para que se pase al oficialismo.

El lunes último, Fujimori inició una maratónica gira por cuarteles militares de Lima para demostrar que el poder lo ejerce él, como declaró a la prensa al resumir sus visitas.

La pulseada con Montesinos llevó a Fujimori a reubicar a cinco coroneles y a arrestar a cinco militares -todos leales al ex asesor de Inteligencia-, que fueron llevados al Palacio de Gobierno y liberados personalmente, en la madrugada de ayer, por el presidente, a fin de calmar los ánimos en los cuarteles.

Montesinos regresó clandestinamente a Perú desde Panamá -donde no consiguió asilo- el lunes por la madrugada, desafiando al gobierno y causando tal conmoción política que hasta el vicepresidente, Francisco Tudela, presentó su renuncia.

En tanto, Gaviria, que viajó anteanoche a Lima tras criticar desde Washington a Fujimori por haber permitido el regreso de Montesinos, señaló que el ex funcionario de Inteligencia "tiene cuentas pendientes con la Justicia". El representante del organismo regional se reunió ayer con Fujimori, que prometió un proceso electoral "impecable".

La crisis gubernamental, que estalló en septiembre último, obligó a Fujimori a acortar su tercer mandato, iniciado en julio último, hasta julio del 2001.

Ayer, el representante permanente de la OEA en Lima, Eduardo Latorre, anunció que el gobierno y la oposición acordaron ayer, en la mesa de diálogo que auspicia la OEA, que el próximo 8 de noviembre se convocarán las nuevas elecciones generales para el 8 de abril de 2001.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.