Gary Hart / Donna Rice

La caída de un candidato
(0)
23 de febrero de 2004  

1987

Era toda una promesa, y algunos hasta lo comparaban con John F. Kennedy. En 1987, el senador por Colorado Gary Hart parecía una apuesta casi segura para llevarse la candidatura demócrata para las elecciones presidenciales del año siguiente. Era su segundo intento. Pero bastó que el diario The Miami Herald -que aceptó el desafío de Hart de demostrar en los hechos los rumores sobre su infidelidad conyugal- publicara una foto de la despampanante Donna Rice abandonando en forma furtiva su departamento en Washington para que sus aspiraciones comenzaran a tambalear. Y todo finalmente se desmoronó por la publicación de otra foto, en el tabloide The National Enquirer, en la que se los ve juntos a bordo de un yate llamado paradójicamente Monkey Business (Negocios turbios), rumbo a las Bahamas, y por la advertencia del diario The Washington Post de que sacaría a la luz otra relación extramatrimonial.

El escándalo provocó el ocaso de su carrera política, aunque hizo un posterior y vano intento para volver a postularse en 1988, con resultados desastrosos.

2004

¿Puede Hart volver a la arena política? Algunos creen que sí, y él parece analizar esa posibilidad. Las encuestas, de hecho, lo ubican como un serio contendiente del republicano Ben Nighthorse Campbell, actual senador por Colorado y único legislador de origen indio que ocupa una banca en el Congreso norteamericano. Pocos días atrás pudo verse a Hart apoyando la campaña del precandidato John Kerry en las primarias demócratas.

Tras el escándalo con Donna Rice, Hart buscó refugio en su profesión, el derecho, trabajando para una de las firmas de abogados más antiguas de los Estados Unidos (Coudert Brothers), donde contribuyó a desarrollar proyectos de negocios en Rusia y el ex bloque soviético. Además, escribió más de una docena de libros, la mayoría sobre temas de seguridad, defensa y política exterior y unas pocas novelas. En una oportunidad vaticinó que su país sería atacado por terroristas con armas de destrucción masiva.

Rice, por su parte, puede colocarse casi en las antípodas de Monica Lewinsky, ya que nunca se vio deslumbrada por la fama. Poco después del affaire, le confesó a la periodista Barbara Walters que su experiencia había sido "dolorosa y humillante", sobre todo para sus padres, que siempre, confesó, estuvieron orgullosos de ella. Trabajó de modelo (lo cual le permitió exhibir su figura en jeans y traje de baño) y brevemente de actriz, para luego casarse, en 1994, con Jack Hughes, un experto en computación que conoció vía Internet. Se volcó con devoción al cristianismo, y rechazó millonarias ofertas para escribir sus memorias. También presidió "Basta es basta", una organización cuyo propósito es proteger a los niños de la pornografía en la web, objetivo que la llevó también a escribir un libro y a crear su propio sitio en Internet. Además, fue invitada a integrar una comisión especial designada por el Congreso para tratar el tema.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.