Gigantesco rescate financiero en EE.UU.

El gobierno asumió el control de las empresas hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac; para Bush, suponían un "riesgo inaceptable"
(0)
8 de septiembre de 2008  

WASHINGTON.- En la mayor operación de rescate financiero de la historia del país, el gobierno de Estados Unidos asumió ayer el control directo de los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac, y destinó hasta 100.000 millones de dólares a cada una, con el fin de estabilizar el mercado inmobiliario que amenaza con colapsar la economía del país.

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, informó ayer que estas dos compañías pasarán a estar dirigidas temporalmente por la Agencia Federal Financiera de Vivienda (FHFA, por sus siglas en inglés) y que sus responsables serán removidos de sus cargos.

"Fannie Mae y Freddie Mac están tan interrelacionadas con el sistema financiero que el fracaso de cualquiera de ellas podría causar grandes trastornos en nuestros mercados financieros y en todo el mundo", dijo Paulson al justificar la decisión. Horas después, el presidente George W. Bush consideró en un comunicado que los problemas de los gigantes hipotecarios planteaban un "riesgo inaceptable" para la economía.

"La FHFA, el regulador de Fannie Mae y Freddie Mac, decidió que estas empresas hipotecarias no pueden continuar operando de forma segura y cumplir su misión pública. Representan un riesgo inaceptable para el sistema financiero en general y para nuestra economía", dijo Bush.

El anuncio tuvo un impacto inmediato en la intensa campaña para las elecciones de noviembre, ya que el tema, sin duda, será uno de los principales desafíos para el sucesor de Bush. Lo dos principales candidatos, que en los últimos días se concentraron en las cuestiones económicas, apoyaron la decisión.

El candidato demócrata, Barack Obama, consideró que la medida era necesaria para evitar una profundización de la crisis económica. "Dado el papel sustancial que Fannie Mae y Freddie Mac tienen en nuestro sistema inmobiliario, creo que es necesaria alguna forma de intervención para evitar una crisis más larga y profunda en toda la economía", dijo Obama. "Yo revisaré los detalles del plan del Tesoro y monitorearé el impacto para determinar si alcanza las metas referenciales clave que creo que son necesarias para abordar esta crisis", agregó.

También el candidato republicano, John McCain, elogió la medida, según informó su asesora económica.

"El senador McCain piensa que éste es un paso en la dirección correcta. Debemos proteger a los contribuyentes y no podemos permitir que esto vuelva a suceder", dijo la asesora Nancy Pfotenhauer a la CNN.

La economía mundial

Más de la mitad de los propietarios en Estados Unidos están endeudados con estos bancos hipotecarios. Su quiebra no sólo pondría en grandes aprietos a los millones de propietarios, sino que posiblemente sacudiría todo el sector crediticio norteamericano, con consecuencias incalculables para la economía mundial. Por eso, pese a la histórica retórica no intervencionista, en Washington existe un gran consenso en el rescate de ambas compañías.

El traspaso de Fannie Mae y Freddie Mac al gobierno representa una nueva gran intervención de Washington en la estructura financiera estadounidense, en un intento por enfrentar la crisis inmobiliaria que afecta a la economía desde hace más de un año.

La crisis fue ocasionada por la depresión del mercado inmobiliario y de los productos financieros vinculados con los créditos hipotecarios de riesgo subprime , y se expandió desde entonces a varios segmentos del mercado del crédito.

El Tesoro asumirá de inmediato 1000 millones de dólares en participación accionaria en cada una de las compañías, que podría ampliarse a un total de 100.000 millones de dólares en cada una. Además, la FHFA tendrá potestad para reestructurar y reactivar ambas compañías. Esta reestructuración incluiría la sustitución de los máximos responsables, Daniel Mudd, de Fannie Mae, y Richard Syron, de Freddie Mac.

El anuncio contó con el visto bueno del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, tras intensas reuniones durante todo el fin de semana entre miembros del Tesoro y altos directivos de ambas empresas.

El gobierno y el Tesoro decidieron actuar ante la incertidumbre de que ambas empresas tuvieran la liquidez suficiente para asumir tantas hipotecas. Las acciones de las dos empresas han caído más del 90 por ciento en el último año y han tenido unas pérdidas de 14.000 millones de dólares.

Ambas compañías han financiado el 70 por ciento de las hipotecas en los últimos meses y una reducción de sus actividades supone un aumento en las tasas de interés, que agravaría aún más la crisis inmobiliaria. El gobierno también quiere impedir que los problemas de Fannie Mae y Freddie Mac tengan un impacto negativo entre los bancos que poseen reservas de bonos y acciones preferentes en estas compañías.

Si el plan funciona, podría frenar la incertidumbre en el mercado, y facilitaría a las empresas acceder a una financiación con tasas más baratas. A la vez, podría tener un efecto en el mercado global de las hipotecas, la reducción en los tipos de interés y sería una ayuda para intentar recuperar el maltratado mercado hipotecario.

Agencias AP, AFP, DPA, EFE y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.