Testimonio. Goar Mestre, el rey de la televisión que apoyó a Fidel y terminó despojado