Guyana, el empobrecido país que podría catapultarse por el boom petrolero

Se calcula que el petróleo hará aumentar el PBI de Guayana en más de 300%
Se calcula que el petróleo hará aumentar el PBI de Guayana en más de 300% Crédito: BBC
(0)
10 de mayo de 2019  • 14:28

GEORGETOWN.- La segunda nación más pobre de América del Sur se prepara para un auge petrolero que podría llevarla a lo alto de la lista rica de los países ricos del continente. Pero, ¿puede Guyana evitar la llamada maldición del petróleo y asegurarse de que sus nuevas riquezas beneficien a todos sus habitantes?

"Muchas personas aún no entienden lo grande que es esto", dijo el embajador estadounidense en Guyana, Perry Holloway, en Georgetown, en noviembre pasado.

"En 2025, el PBI aumentará entre un 300% y un 1000%. Esto es gigantesco. Será el país más rico del hemisferio y, potencialmente, el país más rico del mundo", añadió, con optimismo.

Puede sonar exagerado, pero con una población de alrededor de 750.000 personas, en términos per cápita, la riqueza de Guyana se prepara para dispararse. ExxonMobil, el operador principal en Guyana, dice que descubrió reservas por más de 5500 millones de barriles de petróleo bajo las aguas del país en el océano Atlántico.

Maldición del petróleo

El dinero, sin duda, sería bienvenido. Esta antigua colonia británica, el único país de habla inglesa en América del Sur, tiene altas tasas de desempleo y pobreza.

Pero la historia tiene una advertencia para Guyana. El descubrimiento del gran petróleo en otras naciones en desarrollo ha exacerbado la corrupción existente. En muchos casos la "nueva riqueza petrolera" terminó por robarse y desperdiciarse. Esto se conoce como la maldición del petróleo.

En Guyana, "la corrupción es desenfrenada", dice Troy Thomas, jefe de la filial local de la ONG contra la corrupción Transparencia Internacional. Dice que está "muy preocupado" por la maldición del petróleo. Una crisis política en los últimos meses es vista por algunos como un signo temprano de los efectos de la maldición.

Troy Thomas, jefe de la filial local de la ONG Trasnparencia Internacional
Troy Thomas, jefe de la filial local de la ONG Trasnparencia Internacional

Después de que la coalición gobernante recibió un voto de no confianza en diciembre, en lugar de convocar elecciones, impugnó el voto en los tribunales. Eso provocó protestas.

"Todo lo que pedimos es que el gobierno respete nuestra constitución", dicen los manifestantes. "Solo quieren permanecer en el poder y controlar el dinero del petróleo", agrega uno de ellos.

La batalla legal continúa y esta semana la Corte de Justicia del Caribe está escuchando la última apelación en el caso.

Educación

"Hemos visto las experiencias en otros países", dice Vincent Adams, el nuevo jefe de la Agencia de Protección Ambiental de Guyana, que trabajó durante tres décadas en el Departamento de Energía de Estados Unidos. "Obtuvieron toda esta riqueza petrolera y muchos de esos países están ahora peor que antes que el petróleo".

Para Adams, hay una clave para evitar esa trampa: "La educación, la educación, la educación es la base. Es la mejor inversión que este país o cualquier país puede hacer".

Él está liderando un impulso para renovar la facultad de ingeniería en la Universidad de Guyana, el mayor proveedor de educación superior del país. Pero preparar a los jóvenes guyaneses para la nueva industria lucrativa no ha sido sencillo.

El desafío es que la riqueza petrolera se derramen en toda la sociedad
El desafío es que la riqueza petrolera se derramen en toda la sociedad

"Desafortunadamente para nosotros, ahora no tenemos laboratorios para un programa de ingeniería petrolera", dice Elena Trim, la decana de la facultad.

También ha sido un desafío atraer talento académico con la experiencia relevante."Nuestros salarios no son tan altos", dice con una risa irónica. "Entonces, la gente se está postulando a la Universidad de Guyana y cuando les informamos sobre nuestro nivel salarial, en realidad no quieren aceptar la oferta".

Sin embargo, incluso en esta etapa temprana, la industria petrolera de Guyana ya fue adquiriendo graduados de la facultad de otras especialidades de ingeniería.

"Ahora [ellos] están tomando a nuestros estudiantes como pan caliente", dice Trim.

El escepticismo abunda

En Sophia, uno de los barrios más pobres de Georgetown, hay menos optimismo. Algunas de las casas y chozas de construcción propia solo tuvieron acceso a la electricidad y al agua corriente en este siglo.

"Francamente, en esta comunidad, cerca del 10% de la población de la ciudad que vive aquí, pero no se están gastando aquí el 10% de los recursos", dice Colin Marks.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.