Hambruna y armas nucleares en el país más paranoico y aislado del mundo