Opinión. La crisis castiga a la "marca España"