La ministra de Defensa británica, una subteniente que debe su nombre a una fragata de Malvinas

Penny Mourdant participó hoy de su primer acto en Londres
Penny Mourdant participó hoy de su primer acto en Londres Fuente: AFP
(0)
3 de mayo de 2019  • 12:02

LONDRES.- Penny Mordaunt, que hoy realizó su primer acto como ministra británica de Defensa, es conocida del gran público por participar en un programa de televisión en traje de baño y por sus sugerentes declaraciones en apoyo al Brexit , pero no solo eso.

Con este nombramiento, Mordaunt, de 46 años, se convirtió en la primera mujer que dirige el ministerio de Defensa en Gran Bretaña, un paso más en su ascenso político que alimenta los rumores de que podría un día suceder a la primera ministra Theresa May .

De momento, se declara "encantada" de tener este cargo, que ambicionaba desde hace tiempo y para el que tiene una sólida experiencia. Mordaunt es hija de un exparacaidista e incluso recibió su nombre en honor a la fragata de la clase Leander HMS Penelope (fabricada en 1961), que jugó un papel clave en la Guerra de Malvinas, en 1982. El HMS Penelope disparó contra un barco patrullero argentino y fue la última nave británica atacada por aviones argentinos.

Mordaunt fue promovida anteayer después de que su predecesor, Gavin Williamson, fuese bruscamente destituido por la filtración a la prensa de conversaciones secretas de un consejo de seguridad nacional, algo que él niega.

Hoy, la nueva ministra participó junto a los jefes militares y el príncipe Guillermo en una ceremonia en la Abadía de Westminster, en Londres, por el cincuentenario de la disuasión nuclear británica en el mar.

A diferencia de otros ministros, tiene experiencia en su cartera: es reservista de la Marina Real y de 2015 a 2016 fue secretaria de Estado para las Fuerzas Armadas.

La mayoría de británicos conocen a Mordaunt por su ardiente defensa del Brexit durante la campaña del referéndum de 2016. Y fue muy criticada por decir repetidas veces que Turquía estaba a punto de entrar en la Unión Europea (UE), una afirmación que el entonces primer ministro David Cameron y los líderes europeos calificaron de "completamente errónea".

Sus convicciones pro Brexit hicieron pensar durante un tiempo que podía abandonar el gobierno por desacuerdo con la gestión de May, pero se mantuvo leal a la jefa de gobierno. Y su posicionamiento le hizo ganar popularidad entre los militantes del Partido Conservador.

Pero Mordaunt se hizo famosa en 2014 en Gran Bretaña al participar en el programa de televisión Splash!, en que personalidades saltan a una pileta desde un trampolín; parte de las ganancias que obtuvo las destinó a organizaciones caritativas militares.

Desde su nombramiento, las imágenes de la ahora ministra haciendo una dolorosa plancha reaparecieron en las redes sociales.

Pero Mordaunt no teme a la controversia: ese mismo año, durante un debate en la Cámara de los Comunes, dijo sin tapujos que en la Marina le habían enseñado "cómo proteger el pene y los testículos en el terreno", denunciando la falta de adaptación de esos consejos para las reclutas femeninas.

Y un año antes había dado un discurso sobre las aves de corral respondiendo, según la prensa, a una apuesta lanzada por sus colegas de la Marina para que pronunciase el mayor número de veces posible en el Parlamento la palabra " cock", que en inglés significa "gallo" y "pene".

Antes de ser elegida diputada en 2010, Mordaunt había hecho carrera en la comunicación, incluyendo una temporada como responsable de prensa extranjera para la campaña presidencial de George W. Bush en 2000.

El balance de su predecesor en Defensa, Williamson, no fue brillante, pero se ganó el respeto de muchos militares al obtener más dinero para el ejército y Mordaunt deberá a su vez luchar por un presupuesto mayor.

Al asumir el cargo, dijo que consideraba un "honor y un privilegio trabajar con las mejores fuerzas armadas y de defensa civil del mundo".

Agencia AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.