El escenario. La polémica complica los cambios de Obama en seguridad nacional