La presidenta surcoreana lloró por la tragedia del ferry y anunció reformas