¿La primera de muchas sorpresas jihadistas para Occidente?

Mariam Karouny
(0)
21 de agosto de 2014  

La decapitación de un periodista norteamericano y la amenaza de "destruir la cruz de Estados Unidos" sugieren que, con la ocupación de grandes extensiones de territorio sirio e iraquí, el Estado Islámico (EI) ganó suficiente confianza como para apuntar a objetivos norteamericanos, a pesar de los riesgos.

La ejecución de James Foley cayó como un balde de agua fría, ya que el EI parecía dedicado exclusivamente a avanzar en la proclamación del califato en las áreas que controla de Irak y Siria, para marchar sobre Bagdad y redibujar Medio Oriente.

Pero en varias conversaciones telefónicas con periodistas en los últimos meses los combatientes del EI señalaron que su líder, Abu Bakr al-Baghdadi, tenía sorpresas guardadas para Occidente.

Dieron a entender que podían atentar contra intereses de Estados Unidos, o incluso en suelo norteamericano, gracias a sus células dormidas en Europa y Estados Unidos.

"Los occidentales son idiotas y tontos. Se creen que estamos esperando que nos den la visa para entrar y atacarlos, o que los vamos a atacar vestidos con túnicas islámicas", dijo uno de ellos. "Se creen que todavía pueden distinguirnos. No sólo son tontos, sino que además no saben que nosotros también hacemos inteligencia. Ellos nos infiltran con agentes que fingen ser musulmanes y nosotros los infiltramos con gente que se parece a ellos."

A diferencia de Al-Qaeda, al principio el Estado Islámico no parecía proclive a realizar ningún atentado espectacular contra Occidente, sino que usaba el temor para asegurar su control sobre las zonas ocupadas del norte de Irak, tras la poca resistencia que ofrecieron los militares iraquíes entrenados por Estados Unidos y los combatientes kurdos que controlaban partes de la región.

Pero las imágenes de la serie de videos divulgados recientemente y que culminó con el de la decapitación de Foley se asemejan a las que en su momento tomaba Al-Qaeda mientras asesinaba a soldados de Estados Unidos, decapitaba ciudadanos norteamericanos y masacraba fieles chiitas durante el período de ocupación estadounidense.

Los videos fueron divulgados tras el primer ataque aéreo de Estados Unidos sobre Irak desde el retiro de sus fuerzas, en 2011. Parece claro que el Estado Islámico está redoblando la apuesta, ya que no puede desconocer que la cruenta muerte de un norteamericano y la imagen de otro a merced de un verdugo que se mofa de un presidente de Estados Unidos es una invitación a la represalia, o por lo menos a un recrudecimiento de los ataques por aire.

Tal vez sea un intento de acrecentar su prestigio y atraer más seguidores, en un mundo islamista donde enfrentar a los "infieles" norteamericanos es un deber absoluto.

El grupo islamista podría contar con cientos o miles de extranjeros con pasaporte occidental a los que puede recurrir para que cumplan sus amenazas, como el hombre con acento británico que al parecer ejecuta a Foley.

"Muchos de los miembros del Estado Islámico que llegaron del extranjero vinieron de Europa, de Estados Unidos, de Medio Oriente y del norte de África, de todas partes del mundo", dijo recientemente el dirigente kurdo Masrour Barzani .

"No vienen para morir combatiendo en Irak y en Siria. Muchos de ellos después vuelven a sus países de origen y se convierten en potenciales líderes o agentes terroristas, una amenaza potencialmente mayor para sus propios países", agregó.

Jamal Khashoggi, veterano experto en cuestiones de Al-Qaeda que incluso entrevistó a Osama ben Laden, dijo que tal vez lo único que ha detenido hasta el momento al EI de realizar atentados contra blancos occidentales es la cautela y ciertas precauciones de seguridad.

Pero agrega que cuando las condiciones estén dadas no dudarán.

"Si pudieran hacer volar por los aires Times Square esta misma tarde, lo harían. Lo que los detiene es la vigilancia y las medidas de seguridad -dijo Khashoggi-. Pero hay que admitir que el blanco somos todos. Si pueden lanzar un ataque terrorista en Riyad, en Nueva York o en Londres, lo van a hacer."

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.