La protección a López complica la posición española en la crisis

Leopoldo López, anteayer, tras ser liberado
Leopoldo López, anteayer, tras ser liberado Fuente: AFP - Crédito: Federico Parra
El gobierno del socialista Sánchez ensaya un equilibrio entre su apoyo a Guaidó y el deseo de no complicar el trato diplomático con Maduro
Silvia Pisani
(0)
2 de mayo de 2019  

MADRID.- El líder opositor venezolano Leopoldo López y su familia se refugiaron en la embajada española en Caracas apenas poco después de que fracasara su levantamiento contra el gobierno de Nicolás Maduro .

El nuevo giro podría sumar un elemento de complicación en el difícil equilibrio que ensaya Madrid entre el reconocimiento que hizo del presidente encargado Juan Guaidó y su deseo de "mantener cordial relación" con Maduro.

El gobierno del socialista Pedro Sánchez confirmó que López, su mujer, Lilian Tintori, y la hija de ambos, buscaron "refugio" en la residencia del embajador español en Caracas, Jesús Silva. López dio ese paso apenas horas después de haber salido de la "prisión domiciliaria" que le impuso Maduro, en un rescate motorizado por fuerzas militares leales a Guaidó.

"No ha pedido asilo. Solo ingresar en la residencia", dijeron fuentes del gobierno español en referencia a la situación del líder opositor a Maduro. De todos modos, la maniobra podría ser solo el primer paso para luego pedir ese asilo formalmente.

El gobierno de Sánchez se encuentra tironeado en esta crisis. Por un lado, reconoció en febrero pasado a Guaidó como presidente encargado del gobierno venezolano, con la tarea de llamar a elecciones. Por el otro, intenta que esto no complique el trato diplomático con Maduro.

¿Qué pasará ahora con la protección que ha dado a López? No hubo expresiones formales al respecto en La Moncloa mientras que, hasta ahora, Maduro se abstuvo de hacer otro tanto. Al menos, en público.

El gobierno socialista intenta una posición intermedia. "No apoyamos un golpe de Estado", dijo la vocera, Isabel Celáa, al insistir en una salida en el país caribeño por medio de elecciones. En los dichos de Celáa no quedó en claro a quién se refería con el "golpe militar". Si a los militares venezolanos que apoyaron al reconocido presidente Guaidó en la fallida intentona de tomar el poder apoyándose en ellos. O si hablaba de las fuerzas leales a Maduro... que no obedecen a Guaidó.

Los socios potenciales del gobierno de Sánchez fueron mucho más contundentes. Pablo Iglesias, de la izquierda radical de Podemos, dijo que La Moncloa "se equivocó" en febrero pasado, cuando reconoció a Guaidó. Iglesias coincide con la posición del predecesor socialista de Sánchez en el poder, José Luis Rodríguez Zapatero, que -en plena represión de opositores- buscó una salida "dialogada", con un llamado a elecciones en el país caribeño.

El joven dirigente fue un poco más allá y reveló que "en voz baja", la cancillería española de Josep Borrell "admite que fue un error" haber reconocido a Guaidó.

Un escenario que, de ser cierto, podría sumar otro dato de tensión con la protección dada al opositor López, socio de Guaidó en el llamado a tomar las calles contra Maduro.

Guaidó fue reconocido legítimo presidente en funciones de Venezuela por más de medio centenar de países, así como por el gobierno de la Unión Europea (UE).

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.